Hola, nuestra experiencia con la terapeuta ha sido muy buena! Ella además de ser una buena profesional es una persona simpática, tolerante, comprensible, sabe ponerse en la piel del otro y eso facilita enormemente el abrirte con ella, contarle lo sucedido; además de ser una buena profesional por supuesto. Nos sentimos tratados, mi mujer y yo, muy bien! Un trato exquisito y muy amable. Con la terapia y con su forma de ser todo fue más fácil. Actualmente, nuestro problema es la falta de tiempo para conseguir otra cita con ella, ya se sabe cuando tienes una hija! Si bien, no descartamos contactar con ella pronto para continuar y poner en práctica todo lo que nos había aconsejado y hemos llevado a la práctica con buen resultado. En definitiva, una gran experiencia conocerla y puedo decir que nos ayudó como pareja.