Si tenemos que hacer un resumen, la experiencia ha sido extraordinariaVeníamos desgastados por temas de pareja-familiares y dispuestos a romper con todo. Gracias a la terapeuta encontramos un punto intermedio y aunque al principio teníamos dudas, hemos podido resolver nuestro caso. Hoy en día trabajamos en equipo e incluso podemos llegar a ser uno. Consideramos que el trato es inmejorable teniendo en cuenta muchos aspectos. Y sobretodo, la tranquilidad de que una vez acabada las sesiones tienes la opción de que si algo te preocupa… e-mail! Y aunque no tengas contacto presencial la terapeuta consigue encontrar una alternativa una vez más. Nos hemos sentido muy cómodos. Cuando veíamos que se acercaba el fin de nuestro proceso le comentábamos a la terapeuta lo mucho que le echaríamos de menos. Así que… formas parte de la familiaGracias, gracias y gracias.