Sobre el centro diría que en todo momento me he sentido cómoda, desde la recepción con la secretaria y sobretodo con las sesiones de la terapeuta.  El espacio es muy agradable y la secretaria siempre me ha ofrecido la posibilidad de tomar agua o una infusión mientras esperaba. Con la terapeuta me sentí cómoda des del primer momento. Fue muy clara, detectó rápido los aspectos que se tenían que trabajar pero al mismo tiempo fue empática y cercana. La combinación de estos elementos ha hecho que me sintiera relajada pero también que detectara y abordara los temas más complicados. La terapeuta me ha dado las herramientas para detectar y parar la angustia en ciertas situaciones. El simple hecho de parar un momento e intentar frenar la angustia ya ha sido efectivo. Ella me ha dado las herramientas para que yo pueda trabajar para mejorar en estas situaciones. No mejoraría nada porque creo que el trato recibido es el adecuado: profesional, próximo y empático. Un abrazo.