A lo largo del ciclo hormonal menstrual, las mujeres pueden notar variaciones en la densidad, cantidad, viscosidad, color y olor de su flujo menstrual. No hay que alarmarse, es totalmente normal y se debe a los cambios hormonales, es concreto del estradiol (estrógeno) que producen los ovarios.

En cada ciclo, que es el periodo de tiempo que pasa de una menstruación a otra, se producen procesos hormonodependientes totalmente normales y naturales en el cuerpo de las mujeres, te explicamos a continuación que cambios pueden aparecer en tu flujo durante las diferentes fases:

  • Inmediatamente después de la menstruación, el flujo vaginal suele ser casi inexistente, son los llamados “días secos”.
  • Cuando finaliza la menstruación, un óvulo comienza a desarrollarse en uno de los ovarios, esto hace que, durante aproximadamente una semana, los niveles de una hormona llamada estradiol aumenten de manera gradual, aumentando a su vez la cantidad de flujo vaginal.
  • Cuando se aproxima el momento de la ovulación, la cantidad de flujo aumenta de manera significativamente, y se vuelve más transparente y elástico, asemejándose a la clara de huevo.
  • Una vez pasada la fase de ovulación, el flujo vuelve a cambiar, se vuelve más espeso y compacto, puede tener un olor más fuerte.
  • Justo antes de la menstruación el flujo se reduce de nuevo.

Observa durante varios meses las variaciones en tu flujo, eso te permitirá conocerte mejor y detectar, en caso de que aparezca, alguna anomalía. Además, esta observación te permitirá saber con mayor precisión en que fase de tu ciclo te encuentras.

Si observas que no hay cambios en tu flujo a lo largo de tu ciclo, esto podría deberse a algún desequilibrio hormonal. Un flujo muy abundante durante varias semanas seguidas podría indicar altos niveles de estrógeno, y una cantidad muy baja de flujo podría significar niveles bajos de esta misma hormona.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web