Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

¿Cómo afectan las redes sociales a la relación de pareja?

Facebook, Twitter, Tuenti, Whatsapp… en los últimos años han surgido numerosas formas de hablar con nuestros amigos y familiares, así como nuevas plataformas para exponer nuestra visión del mundo con otros. Pero ¿Cómo influye todo esto en las relaciones de pareja?

Es verdad que las redes sociales tienen aspectos positivos y negativos como todas las cosas. La parte positiva es que son muy útiles para enviar mensajes a nuestra pareja para recordarle que la queremos o que la echamos de menos. Por tanto, nos permite mejorar el vínculo emocional con el otro, pero no se deben sobrepasar los límites de control.

En muchas ocasiones las redes sociales pueden absorber gran parte de nuestro tiempo, tiempo que es muy valioso y que lo podemos dedicar a nuestra pareja, esto en muchas relaciones es un motivo frecuente de demandas y discusiones.

Por otro lado, la sobreexposición a las redes a veces nos lleva a hacer demasiado publico nuestra vida privada y puede ser perjudicial si no se sabe manejar porque permitimos que los demás puedan saber demasiado de nosotros y nos puedan controlar. Es muy importante respetar los espacios y la privacidad de la otra persona, la confianza es básica dentro de una relación de pareja, tiene que haber espacios de individualidad.

Las posibilidades de interpretación son otro problema añadido. Todos sabemos que nuestra mente es creativa y puede empezar a ver cosas incluso donde no las hay. Tenemos que saber que el 65% del lenguaje es no verbal y el 35% es verbal. Es decir, que expresamos más con los gestos, el tono de voz y la mirada que con las palabras. Por tanto, este factor se ha de tener en cuenta para evitar malentendidos.

Una vez puntualizados algunos de los posibles problemas vamos a dar consejos que pueden ayudar a que las redes sociales no sean un inconveniente dentro de la relación de pareja:

  1. Como todos sabemos estar solo no es lo mismo que estar con la pareja, por lo tanto, los limites cambian, el tipo de conversaciones, de información de vínculos con los demás pueden necesitar una adaptación y eso lo tenemos que hablar con la pareja para llegar a un acuerdo y tener la misma idea de cómo gestionarlo. No podemos esperar que el otro por instinto o intuición actué como nosotros queremos.
  2. Si la pareja no nos contesta o vemos alguna imagen que no nos gusta o algún comentario que creemos que esta fuera de lugar, antes de enfadarnos imaginando historias creativas, tenemos que pensar en tres posibilidades por los cuales nosotros no podríamos contestar al teléfono, poner una foto o hacer un comentario parecido. De esta manera evitaremos crear discusiones infundadas. Y, en el momento de hablarlo, antes de acusar preguntar y dejar que nos expliquen.
  3. También se deben fijar límites y ratos de no estar conectados con el móvil porque si no llega un momento que la intimidad de la pareja se pierde. Es aconsejable evitar utilizar el móvil cuando comemos o cenamos, así como cuando vamos a la cama a dormir con la pareja, si vamos de vacaciones, lo mejor es desconectar de todo, incluido el móvil.

Por lo tanto, si la relación es honesta y sincera las redes sociales no representarán ningún problema añadido. A más a más el peligro de las redes no depende de ellas mismas sino de la utilidad que se haga.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Núria Jorba. Directora del centro, sexóloga clínica y terapeuta de parejas.