Seleccionar página

 

Existen parejas que quieren mantener una relación abierta o bien, tras llevar algunos años deciden abrirla. 

Una relación abierta, sería aquella dónde ambos miembros de la pareja primaria acuerdan tener otras relaciones secunadarias, a nivel sexual. 

La pareja primaria es la que tiene un proyecto de vida juntos, pero pueden disfrutar de otras relaciones. Esta libertad de vivir otras experiencias, sin perder los beneficios que tiene una relación estable, es la principal motivación que lleva a las personas a decidir abrir la relación.

Aproximadamente el 5% de las parejas estables prueban abrir su relación de pareja. De estas, tres de cada cuatro se rompen. Por lo tanto, este tipo de relaciones solo son viables para personas que se preparan para este tipo de relación, empiezan de forma progresiva e inteligente y sobretodo cuidan de su pareja y de sus sentimientos. 

No todo el mundo está preparado para disfrutar de una relación abierta.

Algunos de los consejos a tener en cuenta antes de abrir la relación de pareja serían los siguientes:

  • Ver si los dos estáis preparados

La idea de tener relaciones sexuales con terceras personas después de llevar tiempo en una relación monógama puede parecer emocionante, pero antes de precipitaros debéis ver si estáis listos para gestionar las emociones que conllevará. Si no, puede que pase de ser una aventura a un motivo de ruptura. 

  • Establecer pactos y ser flexibles

El primer paso una vez hemos decidido empezar la aventura, es negociar y establecer unas pautas claras a seguir, para que de esta forma no hayan malos entendidos y podamos saber como actuar ante distintas situaciones.

Es importante saber que cada pareja es un mundo, por lo tanto lo que le puede funcionar a una, puede no funcionar para otra. Por ejemplo, en una pareja se decide explicar los encuentros sexuales y en otra se decide no compartir nada. 

El primer acuerdo no tiene porque ser el definitivo. A medida que vayan pasando las cosas, podemos modificar los pactos en función de cómo nos vayamos sintiendo.

  • Comunicación y sinceridad

En las relaciones abiertas, la comunicación y la sinceridad son imprescindibles. Es necesario comunicar a nuestra pareja nuestras necesidades e inseguridades, así como nuestros deseos. De la misma forma, es muy importante preguntar y escuchar a nuestra pareja para poder empatizar y hacer cambios si es necesario.

  • Gestionar las emociones

Es importante anticiparse a los posibles sentimientos negativos y manejarlos con comunicación. Se pueden trabajar inseguridades personales y la confianza con la pareja para poder estar seguros. Aún así, uno de los sentimientos que puede surgir es el de los celos, y aunque parece raro, es normal. 

  • Cuidar a la pareja primaria

Es crucial seguir cuidando a la pareja principal como lo hacíamos antes, es decir seguir teniendo tiempo de calidad, hacer actividades agradables juntos, seguir siendo afectivos y tener encuentros sexuales. De esta forma, si seguimos cuidando a nuestra pareja como siempre y la relación está consolidada, la relación abierta puede ser muy enriquecedora.

Aquellas parejas que no tienen carencias en su relación de pareja, pero quieren añadir un plus a su relación, y lo hacen de forma adecuada, pueden vivir experiencias muy satisfactorias. 

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

María Villalba. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.