Seleccionar página

 

En todas las relaciones, sean del tipo de sean, existen tensiones y esta tensión puede conducir, en algunas ocasiones, a una discusión. Puesto que las personas somos diferentes y por lo tanto, con puntos de vista distintos, estas tensiones son normales. El poder empatizar con el otro, relativizar y adaptarse es lo que va a evitar que esta tensión se alargue en el tiempo.

Durante el confinamiento, las parejas están pasando más tiempo juntos de lo habitual. Puede que el tiempo juntos sea de menor calidad, que no tengamos más temas sobre los que reflexionar o simplemente que estemos un poco agobiados de estar con la misma persona todo el día. Puede que nuestro grado de paciencia sea menor, que estemos más irritables por no poder salir, estar con los amigos o poder tener espacios individuales de calidad. Si a esto, le añadimos una constante tensión con nuestra pareja o discusiones, nuestro bienestar se va a ver perjudicado.

Por lo tanto, vamos a ver como podemos trabajar para poder reducir la tensión con nuestra pareja, si existe.

Antes de ver los puntos a trabajar, comentar que para evitar las discusiones, sería interesante acordar una rutina con nuestra pareja, establecer espacios individuales, trabajar en nuestro bienestar mental y físico, llevar una buena alimentación y favorecer las dinámicas positivas en pareja.

Puntos a tener en cuenta cuando exista tensión o haya habido una discusión:

  1. COMUNICACIÓN

El primer punto seria sentarnos con nuestra pareja a hablar, des de la sinceridad y el respeto, de lo que nos está molestando o tensando.

Para poder hacer este punto, se debería seguir la siguiente estructura:

  1. Describir la situación que nos ha molestado
  2. Expresar, des del Yo, como nos sentimos al respecto
  3. Hacer una petición de cambio. No debemos pensar que el otro debería saberlo o darse cuenta si no se lo decimos.

En este punto, es importante que aquel que reciba el mensaje, intente escuchar de forma activa y empatizar con su pareja para poder aplicar los cambios necesarios. En este sentido, también es importante poder expresar la opinión, no siempre tenemos que ceder a lo que quiere el otro.

Sin embargo, puesto que estamos en una situación excepcional, quizás es momento de intentar adaptarnos al máximo para reducir las discusiones.

  1. ESTABLECER ESPACIOS INDIVIDUALES

El segundo punto importante es establecer momentos para estar solos, dónde poder reflexionar sobre lo que está pasando, sobre como nos estamos sintiendo y sobre que podemos hacer para mejorar la situación en pareja. Además, estos momentos también nos deben servir para recargar fuerzas, ya sea haciendo una sesión de yoga, mirando una serie que nos gusta o hablando con amigos para desconectar.

En condiciones normales, sin estar confinados, podríamos irnos a dar una vuelta, al gimnasio a descargar tensión, quedar con amigos para desahogarnos, pero ahora debemos aprender a hacer esto en casa con la compañía del otro.

  1. POTENCIAR LAS DINÁMICAS POSITIVAS EN PAREJA

Una vez hayamos podido hablar del tema, haber desconectado de forma individual, es momento de volver a centrarnos en las cosas positivas de la pareja.

Por una parte, deberíamos aumentar los refuerzos positivos, es decir aprender a fijarnos también en aquellos aspectos que nos gustan de nuestra pareja y transmitírselo. Es bueno decirle lo que nos gusta de él o de ella, como por ejemplo una actitud que nos alegra, un detalle que tiene con nosotros, algo que se pone que nos hace verla más atractivo/a, etc. 

Por otra parte, podríamos incrementar los pequeños detalles hacia nuestra pareja. Debemos pensar en aquellas cosas que pueden alegrar al otro o hacer que su día sea más placentero. Por ejemplo, prepararle el desayuno, hacerle un masaje si tiene tensión en la espalda, escucharlo/a cuando lo vemos agobiado, dejarle escoger película, etc. Puede ser útil que durante la primera semana, hagáis una lista con dos bloques. Uno con los detalles que vosotros habéis hecho, y otro con los detalles que habéis recibido del otro. Al finalizar la semana lo podéis comentar, de esta forma, veréis que cosas a valorado más vuestra pareja, para seguir mejorando.

Otra dinámica positiva a trabajar son los momentos de ocio. Es importante establecer momentos de pareja que no sean las rutinas, potenciando así el vínculo a través del juego, de la reflexión, de la afectividad y de la diversión.

Por último, y no menos importante, es crucial trabajar en la sexualidad. Esto no solo significa potenciar las relaciones sexuales, sino las caricias, los momentos eróticos y de conexión. Esto es una gran fuente para reducir las tensiones en parejas y mejorar el vínculo afectivo.

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Ariadna Bonals. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas