Seleccionar página

 

Si estáis encerrados con la pareja en casa, el primer consejo es saber diferenciar los distintos espacios necesarios para seguir manteniendo el bienestar de la relación.

Toca quedarse en casa, seguramente en un espacio pequeño que comporta una disminución del espacio personal y un aumento de las interacciones con el otro. Quizás estáis en un momento muy bueno de la relación y este espacio os ayude a conoceros más, pero quizás os encontráis en una relación débil, con muchos conflictos que os generan malestar. Por ende, el primer paso es definir las distintas variedades de convivencia que podéis estar viviendo.

1.- Aquella pareja que hace muy poco que se conoce y han decidido estar juntos para pasar la cuarentena y este espacio le aporta un extra de tiempo para dedicarse al otro y descubrirlo.

2.- La pareja que hace poco que convive, quizás ya lleva un poco más de tiempo y este parón les puede ayudar a adaptarse en las rutinas y acoplarse uno a otro.

3.- La relación que está asentada, pero por rutinas y hábitos tiende a pasar poco tiempo juntos y este período les va a permitir estar más unidos.

4.- La pareja que ya lleva años juntos y están estables y este espacio quizás puede afectar a cierta saturación de la relación.

5.- La relación que tiende a tener conflictos continuos y este confinamiento puede provocar un malestar permanente.

6.- La pareja distanciada, que evita hacer frente a aquellos aspectos de la relación que hace tiempo que no funcionan y ahora toca ponerles cara.

7.- La pareja que tiene dudas de la relación, haciendo que esta convivencia pueda mejorar el vínculo o hacer ver que lo mejor es la separación.

Quizás hay más situaciones posibles, pero pienso que este abanico es el más común, seguramente os podréis identificar en alguno de los bloques.

Estéis en una situación u otra, lo primero es identificar en el punto de la relación en el que os encontráis para ser conscientes de lo que ello conlleva y también os debéis plantear en qué punto se encuentra vuestra pareja ya que las sensaciones pueden ser distintas.

Una vez situados toca plantearos si estáis gestionando bien la relación. Toca generar nuevas dinámicas necesarias al estar juntos las 24 horas del día. Hay que tener claro que la pareja tiene distintos vínculos, por tanto, lo primero es conocerlos y después ver cómo los podéis aplicar en vuestro día a día.

1.- Rutinas: la pareja debe compartir las tareas de casa, es importante encontrar un equilibrio con todo lo que se debe hacer, des de la limpieza a la dedicación de los niños si los hay. Así como es básico tener un hábito diario, ducharse, arreglarse, trabajar, etc. Debéis conseguir un buen hábito conjunto en el que coordinaros y sentiros cómodos con el otro.

2.- Espacio personal: para que una relación funcione es básico tener tiempo para vosotros mismos, sea para hacer deporte, desconectar, ver una serie, hablar con algún amigo, etc. y poder “echar de menos” al otro y oxigenaros. Aunque no haya demasiado espacio en casa debéis conseguir cierta distancia e intimidad.

3.- Ocio: no sólo es importante estar juntos sino debéis valorar la calidad de ese tiempo. Por ende, os animo a buscar actividades para compartir en casa, que os hagan reír, desconectar de todo lo que estáis viviendo y os unen como pareja. Es básico intentar buscarle el punto “cómico” y sacarle el máximo partido de la situación.

4.- Comunicación: no debéis olvidaros de empatizar con vuestra pareja y conocer su estado emocional para poder afrontar y conocer su estado emocional para poder afrontar el posible malestar. Este confinamiento está despertando muchas emociones difíciles de gestionar, por tanto, los espacios de comunicación emocional son básicos para entenderos, apoyaros y conseguir mantener una intimidad básica para una relación funcione.

5.- Sexualidad: aspecto básico para generar complicidad y conexión con la pareja. El exceso de tiempo puede favorecer a este punto siempre y cuando se gestione bien, quizás podamos profundizar en el vínculo de la relación, pero debéis vigilar que esta oportunidad de tiempo con el otro no se vuelva un enemigo generando tensión y malestar, alejándoos mutuamente.  

 

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Núria Jorba. Directora del centro, sexóloga clínica y terapeuta de parejas.