Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

El poliamor y sus bases

Actualmente todos hemos oído hablar de las relaciones poliamorosas pero su funcionamiento sigue siendo un misterio y conlleva mucha confusión.

 

El primer paso para tener una relación poliamorosa es querer tenerla, creer en ella y verse con las herramientas necesarias para desarrollarla positivamente ya que hace falta mucha inteligencia emocional. Nunca se puede ser poliamoroso por imposición, por una moda, por petición de la pareja, etc. Una vez tenemos claro que deseamos este tipo de relación toca entender bien qué supone y qué conlleva.

 

Para comprender lo que supone el poliamor lo básico es definirlo. Podríamos describirlo como la relación amorosa entre varios individuos en la que todos son conscientes de la existencia de otros. Se trata de la no-monogamia consensuada, ética y responsable, donde el amor es abierto y libre de celos y envidias.

Cuando se sale de la monogamia, a parte del poliamor debemos saber que hay otras opciones como ser swinger o estar en una relación abierta.

 

Dentro del poliamor hay tantos tipos de vínculos posibles como de personas lo conformas. Puede haber una relación principal y otras secundarias, puede haber una tríada, etc. Por ello, el siguiente paso después de querer una relación poliamorosa y saber qué significa es definir los posibles vínculos.

 

El siguiente paso es conocer los valores del poliamor. En el libro “La ética promiscua” de Dossie Easton y Janet Hardy (libro considerado como la biblia del poliamor) definen algunos de los principales valores a tener presentes.

 

1.- Confianza, honestidad y respeto:

Es el punto base y esencial para tener una relación saludable. Lo ideal es presentar e incluir de un modo natural y con respecto las nuevas personas, así generaremos confianza y se fortalecerá el vínculo sin dañarlo.

 

2.- Fidelidad:

Aunque nos pueda sorprender, sigue estando presente el concepto de fidelidad, no centrado en el terreno sexual sino de ser fiel a los pactos y acuerdos de la relación. Lo denominan poli-fidelidad.

 

3.- Comunicación y negociación:

No existe un único modelo, por ello hace falta expresar las necesidades y deseos y conseguir así llegar a un consenso y unos acuerdos que generen seguridad y el vínculo ni sufra. Lo más esencial es ir consiguiendo una adaptación constante ante todas las situaciones que puedan darse.

 

4.- Gestión personal de los celos:

El poliamor requiere mucha autoconfianza, autoestima y gestión emocional para poder afrontar los sentimientos posesivos, en ocasiones, naturales en el ser humano. Se trata de llegar a ver a las otras personas como una fuente de mejoría y bienestar en vez de como una amenaza. A esto se le llama compersión, definido como un estado empático de felicidad y deleite experimentado cuando otro individuo experimenta felicidad y deleite (Wikipedia).

5.- Tratar a cada pareja como única:

Cada una de las personas que forman una relación poliamorosa es individual y deben tratarse como tal. Esto supone una dedicación, un tiempo, un esfuerzo y un equilibrio.

 

6.- Practicar sexo seguro:

No nos podemos olvidar de este aspecto, siempre es un punto importante pero aún más si se tienen varias parejas sexuales. Hay que evitar los riesgos de las ETS.

 

Hasta aquí las bases para comprender, respetar e incluso adentrarse en el mundo del poliamor. Si deseáis más información os animo a ver el documental Three of hearts: a postmodern family.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web.

Núria Jorba. Directora del centro, sexóloga clínica y terapeuta de parejas.