Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

El punto P

 

Desde que apareció el cuestionado Punto G en la mujer, popularmente considerado una zona erógena ubicada en el área genital, se ha tratado de buscar un equivalente en el hombre. Siendo a día de hoy el nombrado Punto P.

¿Qué es la próstata? Es una glándula de la medida de una avellana que se encuentra justo debajo de la vejiga y delante del recto. Y su función es producir y segregar el líquido por el cual salen los espermatozoides. Este punto P es un tema tabú para muchos hombre ya que la mayoría no quieren experimentarlo. El motivo es que su estimulación está relacionada con la zona anal.

¿Cómo lo estimulamos? Esta zona erógena masculina se activa mediante la estimulación de la próstata a través de dos formas. La primera, que es la indirecta, se aconseja haciendo un masaje y presionando suavemente con el dedo el periné (área que se encuentra entre los testículos y el esfínter anal). La segunda manera más directa y al mismo tiempo más placentera para el hombre, pero más difícil de aceptar por algunos, consiste en estimular la próstata introduciendo un dedo en el esfínter anal.

Y al estimularlo, ¿qué pasa? Los beneficios de su estimulación es la obtención de un mayor placer descubriendo nuevas sensaciones y unos orgasmos más intensos.                    

¿Con qué problemas nos encontramos al hablar de esta estimulación? Hay dos, principalmente. Uno es que muchos hombres heterosexuales se niegan a experimentar esta vía de obtención de placer por los prejudicios o por el parecido a los homosexuales. Por lo tanto, recordar que conseguir placer a través de la estimulación anal no tiene nada que ver con la orientación sexual de cada uno. El otro problema es que muchas mujeres podemos sentirnos incomodas con esta práctica. Pero hemos de decir que para estimular este punto P no solo existe la estimulación manual son que hoy en día tenemos gran diversidad de juguetes sexuales para diferentes finalidades y gustos.

Como último punto me gustaría explicar una curiosidad, hace poco tiempo que se empieza ha hablar de otro punto masculino, el punto R, referido al punto de no retorno, que es el momento en el que ya no se puede controlar la eyaculación. Dicen que a través de unos ejercicios y una respiración podemos conseguir controlar este punto consiguiendo así un orgasmo menos genital y de más duración. Ya que por media el tiempo del orgasmo de el hombre es de entre 3 y 8 segundos y el de la mujer de 13 a 52 segundos.

 

Núria Jorba. Directora del centro, sex coach, sexóloga clínica, terapeuta de parejas.