Seleccionar página

Aunque la masturbación cada vez está más aceptada en nuestra sociedad y se ve como una forma de autoplacer, la masturbación estando en pareja sigue siendo un tema tabú. Puede que alguna vez te hayas preguntado “¿Es normal que mi pareja se masturbe estando conmigo?, ¿Es síntoma de que algo en nuestra pareja no funciona?”, ¿Se podría considerar como una forma de infidelidad?.

En distintos estudios se ha visto que casi el 70% de los casados, tanto hombres como mujeres, siguen masturbándose estando en pareja. Además, en dichos estudios no se ha encontrado una correlación negativa entre la frecuencia de la masturbación y la frecuencia de las relaciones sexuales de las parejas.

En esta línea, hay estudios que demuestran que aquellas mujeres que se masturban regularmente tienen orgasmos más satisfactorios y pueden llegar al clímax con mayor facilidad con su pareja, debido al autoconocimiento.

Hay personas que se masturban de forma habitual, pero que cuando empiezan una relación de pareja parece que ya no pueden hacerlo más o que deben ocultarlo, como si el hecho de tener pareja prohibiera tener placer con uno mismo.

Evidentemente la sexualidad compartida puede ser muy placentera, pero hay momentos en que uno solo desea centrarse en si mismo, sin tener que prestar atención a los deseos o necesidades del otro. 

Pongamos un ejemplo. Intenta pensar en algo que te gustaba hacer solo, pero que una vez has empezado la relación, a veces lo compartes y otras veces decides hacerlo solo. Por ejemplo, mirar series, hacer deporte, pasear por la playa, etc.

Con cualquiera de los ejemplos, puedes hacerte una idea de que hacer algo en compañía puede aportarte ciertas cosas y experimentar ciertas sensaciones, pero que esto no implica que algunas veces prefieras hacerlo solo o sola para potenciar otro tipo de sensaciones.

En realidad, una persona que practica la masturbación en solitario, puede conocer mucho mejor su cuerpo y por lo tanto tendrá mayor satisfacción sexual con su pareja, pudiéndola guiar en lo que le gusta y lo que no le gusta.

La masturbación en solitario no debe sustituir las relaciones sexuales con la pareja, sino ser una forma de autocuidado y autoconocimiento, que a su vez potencie la experiencia sexual con la pareja.

Si en cambio, tu pareja o tu quitáis tiempo de vuestra vida sexual para masturbaros, entonces quizás si debéis plantearos que es lo que no está funcionando en la relación o en vuestra sexualidad.

Para que vuestra vida sexual funcione correctamente, también es muy importante la comunicación, y por lo tanto si no entiendes por que tu pareja se masturba, lo mejor es hablar y escuchar su opinión. Así como poder compartir tus dudas o temores.

También es importante tener en cuenta que,  si mi actitud hacia la masturbación es negativa, probablemente sentiré rechazo si mi pareja se masturba. En cambio, si mi actitud es positiva, encontraré menos amenazante que mi pareja se masturbe, entendiéndolo como parte de su intimidad y su autocuidado.

En conclusión, masturbarse estando en pareja no es nada malo, sino todo al contrario, es algo que puede tener muchos beneficios y aportar valor añadido a la relación sexual compartida, porque potenciará nuestro autoconocimiento.

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web
Ariadna Bonals. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.