Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

Enamoramiento y amor ¿es lo mismo?

 

Mucha gente utiliza las palabras enamoramiento y amor como sinónimos. Son conceptos que tienden a confundirse. Pero, ¿entendemos igual estar enamorado que sentir amor por alguien? Enamoramiento y amor, ¿es lo mismo?

Enamorarse puede suceder así de repente al conocer a la persona y convertirse en el tema principal de tu vida. Así, pues, uno de los rasgos diferenciales que se aprecian es la obsesión del enamoramiento. En esta experiencia se genera un cóctel neuroquímico donde nuestro cerebro se encuentra bañado en serotonina, dopamina y noradrenalina, efecto comparable al de algunas drogas. Esto provoca un gran deseo por la persona amada que se traduce en cierta obsesión: pensamos constantemente e idealizamos a esa persona, estamos llenos de energía, tenemos un gran deseo y atracción física hacia el enamorado o enamorada, sentimos intensamente, queremos pasar todo el tiempo posible en pareja… Son estas sustancias las que hacen que vivamos en una especie de burbuja y nos encontremos ciegos a sus defectos (para leer sobre el enamoramiento llevado a la exageración que puede afectarnos entrando en una espiral de locura, te propongo que leas el siguiente artículo).

En general, esta etapa de enamoramiento no es eterna, pues este cóctel hormonal va disminuyendo con el paso del tiempo (nuestro cerebro tiende a habituarse a estas sustancias, y además no aguantaría tal desgaste). El amor aparece con el tiempo y tiene que ver con el afecto al conocer a esa persona en diferentes facetas. Se caracteriza por un punto más racional, no sentimos con la misma intensidad, sino que amar se basa en la seguridad y la confianza en el vínculo establecido. Suele bajar el deseo y la obsesión por estar con la otra persona, y comenzamos a verla tal y como es. Se relaciona con otro tipo de sustancias como es la vasopresina.

En realidad, el enamoramiento suele ser el punto de partido del amor, aunque esto no siempre sucede así. Una variable que prevé la duración de la pareja aún pasada la intensidad del enamoramiento es que la admiración por la otra persona perdure en el tiempo.

Al contrario que lo que suele pasar en el enamoramiento, utilizamos el concepto amor en más relaciones. Por ello, podemos decir que el amor es una experiencia subjetiva y no se centra solo en una persona. Puedes sentir amor por tu familia, por tus amistades, por tu pareja y por ti mismo/a.

Pasada la etapa de enamoramiento, toca invertir en la pareja para que siga creciendo. Tener una relación puede ser un trabajo, uno apasionante, pero que requiere cuidados y esfuerzo. En la etapa de enamoramiento parece que todo va solo, pero una vez baja la intensidad, toca dedicarle tiempo para que la relación sea satisfactoria. Ésta variará desde el momento inicial que empezamos a conocernos hasta que se consolida el proyecto. Una relación pasa por muchas fases y depende de una voluntad conjunta hacer de éste, el trabajo de nuestra vida.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Arantxa Moliner. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.