Contacto y blog
Especialidades y el centro

Fisiosexología

¿Es normal y habitual tener dolor durante la menstruación?

No, no es normal que la regla duela, pero sí que es muy habitual y el problema es que lo hemos normalizado, suponiendo que tiene que ser así y que no pasa nada.

Cuando menstruamos, se origina una inflamación fisiológica y necesaria. Se pone en marcha toda una cascada de sustancias, entre ellas están las prostaglandinas (PGE1, PGE2 i PGE3), encargadas de resolver el proceso inflamatorio correctamente. Si estas funcionan en equilibrio, todo esta bien, podría notar ligeras molestias las 2 primeras horas de la menstruación, pero el cuerpo tiene las herramientas necesarias para luchar contra la inflamación. Cuando la segregación de estas sustancias se hace de manera descontrolada es cuando la señal se ve alterada y el mensaje es de DOLOR.

Tenemos que entender, por tanto, el proceso inflamatorio como algo bueno y necesario para lograr una correcta resolución. Si cuando tengo esta inflamación, nos tomamos un antiinflamatorio, tipo ibuprofeno, lo que estamos haciendo es parar la inflamación, bloqueando la secreción de PGE2 y generando una inflamación de medio grado y dando lugar a fibrosis.

Las prostaglandinas son sustancias que se sintetizan a partir de los ácidos grasos esenciales: ácido alfa linolenico (omega-3) que nos dará prostaglandinas tipo E3 (PGE3)  y ácido linoleico (omega-6) que nos dará PGE1 y PGE2. Son sustancias que nuestro cuerpo no sintetiza por si solo, sino que necesitamos introducirlas a través de la alimentación.

Las PGE2 envían mensajes de inflamación, coagulación y vasoconstricción, mientras que las PGE1 y PGE3 son antiinflamatorias, anticoagulantes y antivasoconstrictorias.

Para que todo funcione correctamente, la ingesta de omega 3 tiene que ser mayor que la de omega 6, ya que si le doy a mi organismo mucho omega 6 sintetizara muchas PGE2 dando lugar a más inflamación. Con todo esto tenemos otras amigas que son las resolvinas, maresinas y protectinas que son moléculas derivadas de DHA y EPA (Omega 3) que su función también será ayudar a resolver la inflamación.

¿Qué tengo que hacer para que los niveles de omega 3 y omega 6 estén en equilibrio?

La alimentación jugará un papel fundamental. Conseguimos omega 3 a través del pescado azul (salmón, atún, caballa, boquerones, sardinas…) también a través de las nueces, algunas semillas como las de chia… pero lo que podamos consumir mediante las semillas no es suficiente. Sería muy interesante que en nuestra dieta estuviera el pescado azul.  

El omega 6 lo encontramos en aceites vegetales de girasol, soja, sésamo… no quiere decir que sean malos y no podamos consumirlos, no! El problema viene que se utilizan para elaborar todos los alimentos procesados y, una cosa que puede parecer tan sana a simple vista se acaba convirtiendo en grasa trans e aquí viene el peligro!  

Por tanto, consumir pescado azul (salmón, atún, caballa, boquerones, sardinas…), marisco, verduras, frutas, aceite de oliva en crudo y frutos secos es la base para que tu cuerpo tenga las herramientas necesarias para combatir el proceso inflamatorio que supone menstruar. Ah! Y evidentemente quitar todas las porquerías de comida procesada y pre-cocinada, tipo: galletas, bollería, tuppers preparados, embutidos de mala calidad, carnes procesadas tipo frankfurts, salchichas…

Lo interesante, ¡es comer alimentos y no productos!

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Caterina Gornés. Fisioterapeuta especializada en terapia uroginecológica y crecimiento sexual.