Contacto y blog
Especialidades y el centro

Fisiosexología

Gimnasia abdominal hipopresiva

 

Los hipopresivos están en auge. Son muchas las celebrities que acaban de ser mamás y han optado por esta técnica para recuperar su figura después de haber dado a luz.

Aunque nos puedan parecer algo muy novedoso, debo decirte que existen desde los años 80 aproximadamente.

El creador del método es Marcel Caufriez, fisioterapeuta que se dedica a la mujer. En diferentes estudios, vieron que en muchas mujeres postparto que realizaban abdominales clásicos, manifestaban más pérdidas de orina a diferencia de aquellas que no los realizaban.

 

Los hipopresivos nacen de la necesidad de idear un método para tonificar la faja abdominal mientras protegemos el suelo pélvico.

 

Pero, ¿sabes exactamente en que se basan los hipopresivos? ¿Crees que solo es “meter barriga”? ¡Vamos a verlo!

La gimnasia abdominal hipopresiva es la unión de varias posturas que van siguiendo una secuencia. El mantenimiento de estas posturas será lo que nos dará esa activación de nuestra faja abdominal y del suelo pélvico. Sigue leyendo y practícalo tú mismo/a!

Colócate como si fueras a hacer pipí en un baño público y no quieres tocar la tapa del wc, con los pies separados a la anchura de la pelvis y con la sensación de crecer todo el rato, como si tuvieras un hilo que sale de tu coronilla. Lleva los talones de tu mano encima de tus muslos con los codos hacia los laterales, apretando los talones contra tus muslos y los codos firmes, con la sensación de querer separar las puertas del metro que se están cerrando ¡cuidado!, al mismo tiempo sigues con la autoelongación. Si lo haces correctamente, notarás como la zona del dorsal y del serrato anterior (zona de debajo de la axila) se te pone fuerte. Notaras también que la faja abdominal ha cogido dureza y también la espalda. Aprieta los talones contra el suelo, los huesecillos del culo hacia el techo y todo tu cuerpo llévalo en bloque para delante, ¡sin despegar tus talones de los pies del suelo! Si prestamos mucha más atención, aparte de notar nuestro cuerpo como una roca, podremos notar como nuestro periné se ha cerrado y elevado un poquito.

Si le queremos dar más intensidad, le añadiríamos la respiración con una apnea respiratoria. Cogemos aire, hinchando las costillas, exhalamos y nuestra tripa entra, ya que la faja abdominal se activa y me abraza el abdomen para que pueda salir el aire, lo repetimos 3 veces y en esta tercera vez, sacamos todo el aire, nos quedamos vacíos y aumentamos la tensión en el mantenimiento de la postura. Realizaremos una pequeña apertura costal, lo que nos va a facilitar el hecho de notar mejor como se activa nuestra musculatura abdominal y del suelo pélvico.

 

Los beneficios ¡son múltiples!

Mejoran las molestias musculo-esqueléticas, dolores cervicales, lumbares…

Mejoran las relaciones sexuales, ya que cogemos más consciencia de la zona del periné, así como el hecho de trabajarlo mejora el tono y notamos más intensamente y mejor el sexo y también mejora la lubricación.

Tonifican la faja abdominal y reducen el perímetro de la cintura.

Así que no lo pienses más, ponte en manos de un profesional especializado para aprender correctamente esta maravillosa técnica.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Caterina Gornés. Fisioterapeuta especializada en terapia uroginecológica y crecimiento sexual.