Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

¿Hacemos un trío?

 

Hacer un trío es una de las fantasías sexuales más habituales. Al 23% de los españoles se les ha pasado por la cabeza llevarlo a la realidad en algún momento pero solo el 4,9% de los españoles adultos han practicado sexo en grupo en alguna ocasión. Si lo miramos por sexos, el 7,6% de los hombres reconoce haber participado en un trío delante del 2,4% de las mujeres.

En el terreno de la fantasía sin deseo de llevarlo a la práctica, encontramos que dos tercios de los hombres tienen fantasías con un trío delante del 10% de las mujeres. Por lo tanto, parece que con los resultados encontrados, se trata de una práctica que interesa más a los hombres.

Una vez vistos estos resultados nos preguntamos lo siguiente, ¿por qué gusta más a los hombres o les llama más la atención? Hay la teoría de que a través del trío el hombre aprueba su masculinidad y su atractivo al ser capaz de tener dos parejas sexuales al mismo tiempo.

Pero, ¿cuál es el trío que más nos apetece hacer? Las mujeres están más interesadas en un trío formado por dos mujeres que no por dos hombres, consideran que es más erótico y sensual, hecho que conlleva a un acuerdo con los hombres porque ellos también prefieren dos mujeres.

Si nos preguntamos qué tipo de relación preferimos respecto al trío, es decir, si queremos un encuentro casual, una relación más habitual o una relación comprometida vemos que tanto la mayoría de hombres como de mujeres desea el encuentro casual que no tanga continuidad, es decir, se busca cumplir la fantasía y simplemente, experimentarla.

Todos sabemos que si tenemos pareja estable la posibilidad de hacer un trío se complica ya que debemos tener en cuenta muchos factores. Si deseáramos hacer un trío, lo más importante a tener en cuenta es que si tenemos un problema sexual, no nos ayudará a solucionarlo introduciendo en la relación una tercera persona, todo lo contrario, nos complicará aún más la situación. Por lo tanto, lo primero que debemos tener es una sexualidad positiva y desarrollada para poder introducir la tercera persona. Es recomendable que esta persona no sea de nuestro entorno habitual, que no la conozcamos de tiempo atrás ni tengamos una relación íntima. Y sobre todo debemos tener seguridad en nosotros mismos, bienestar con nuestro cuerpo, autoestima y seguridad en la relación de pareja.

 

Núria Jorba. Directora del centro, sex coach, sexóloga clínica, terapeuta de parejas.