Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

La rueda de la vida, las prioridades

 

Empezaré este artículo con una pregunta muy sencilla a la vez que complicada por las múltiples respuestas que puede tener ya que hablamos de un abanico muy amplio de posibilidades.

¿Qué valoración personal le das a tu vida?

Seguro que te tienes que tomar unos minutos para reflexionar pero se trata de contestar con sinceridad y lo primero que te venga a la cabeza. La primera idea que te venga en mente será la más importante y prioritaria para ti. Las respuestas pueden ser muy variadas ya que depende de cada uno de nosotros. Por ejemplo, para mí, el amor, puede ser lo más importante pero para ti, lo más importante puede ser la amistad o el dinero. Quién sabe. No hay respuestas correctas o incorrectas porque las valoraciones subjetivas son todas válidas. Cada uno tiene su verdad así que empecemos citando los aspectos que forman parte de tu vida:

El dinero puede ser una prioridad para muchos. ¿Tus ingresos cubren tus necesidades? Te puedes sentir más o menos satisfecho con el dinero que ganas pero mientras esta suma cubra lo esencial en tu vida, no necesitas más. Lo demás seria secundario y puede llegar en tu vida, más adelante.

El amor es importante y vital para muchos. Para otros puede que no sea absolutamente necesario estar enamorado. Lo importante es, si tienes pareja, cómo te sientes con esta. ¿Disfrutas del amor en pareja? y, ¿qué te aporta? Si estas soltero/a puedes hacer una valoración de tu situación actual, si estas conociendo a alguien y quieres ir más allá formalizando la relación o si, por el contrario, no quieres ataduras por el momento.

El trabajo o/y los estudios nos suelen importar mucho a todos ya que forma parte de nuestro desarrollo tanto personal como profesional. ¿Te gusta lo que estás haciendo en estos momentos? Tener la sensación de no estar perdiendo el tiempo es vital para poder continuar nuestro camino. Si no estás bien en el trabajo o no te motiva demasiado lo que estas cursando haz lo posible para mejorar tu situación porque poder, puedes. Solo depende de ti mismo.

La salud es otro aspecto que nos preocupa a todos. Podemos hacer más o menos deporte, ser más activos o más pasivos pero a todos nos gusta encontrarnos bien. Siempre podemos rectificar y mejorar en este campo. Siempre podemos hacer más ejercicio y cambiar nuestros hábitos alimentarios. Se trata básicamente de sentirnos bien con nosotros mismos.

La familia y los amigos los valoramos mucho porque gracias a ellos somos quienes somos y nos ayudan a crecer. Si nos llevamos bien con nuestros familiares y amigos, perfecto. Si hay relaciones que podríamos mejorar, intentémoslo. A veces debemos aparcar el orgullo y es que dar el primer paso es una excelente idea para mejorar una relación que teníamos olvidada. Si al final esa persona no nos corresponde sabremos que lo habremos intentado y eso nos hará más fuertes.

Tu espacio privado (tu hogar) es el lugar donde puedes ser tú mismo. ¿Te gusta tu casa? ¿Estas cómodo/a en ella? ¿Te gusta la ciudad dónde vives? ¿Vives con tus padres y anhelas más privacidad? Todos necesitamos un proceso de adaptación y la paciencia será nuestro mejor aliado ya que todo es transitorio. Si vives con tus padres quizás te queda poco para poder independizarte. Si no te gusta tu casa puede ser una buena idea empezar a buscar otras zonas que puedan proporcionarte lo que buscas.

Siempre hay solución para las cosas y es que la vida son momentos y estos momentos son transitorios. Todo ocurre y todo pasa. Si nuestra situación actual nos preocupa, actuemos. Lo más importante de nuestras prioridades somos nosotros mismos. Mientras nosotros estemos bien, todo irá bien porque la felicidad depende de uno mismo. No podemos hacer responsables a los demás de nuestros estados emocionales. No podemos culpar al trabajo de nuestra situación actual o a nuestra familia. Somos nosotros quienes tenemos que actuar y cambiar todos aquellos estados que no nos gustan. Solo así podremos rehacernos.

Nada es estático, todo se mueve y si mueves las piezas podrás empezar a construir otros aspectos que te gustarán más que los actuales.

 

Carla Colell. Coordinadora y community manager.