Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

Ligar por internet

 

Las citas online cada vez son más. Las páginas de contactos de pago como Badoo, Match, eDarling, Zonacitas, Amigos siguen creciendo aunque estamos con momentos de crisis, siendo los precios de inscripción entre los 20-30€ al mes. Concretamente Internet es el tercer recurso para buscar una relación, por detrás de las opciones de hacerlo en un bar o a través de amigos en común, consiguiendo que una de cada dos nuevas parejas se conozcan a través de Internet.

¿Por qué pasa esto? Y es que tiene todo el sentido porque cada vez más nos pasamos el día enganchados a las nuevas tecnologías y es más difícil tener la posibilidad de conocer alguien de forma espontánea. Vivimos en una época donde la soledad, especialmente en las grandes ciudades y la gran cantidad de horas que dedicamos al trabajo todavía nos dificulta más el poder tener espacio para conocer gente nueva.
Internet ha cambiado las formas de ligar y de buscar pareja. Conocer alguien en un bar o una discoteca, tontear con una compañera de clase, fijarte en la compañera de trabajo, etc. todavía sigue pasando, pero es innegable que el proceso tecnológico ha traído el tonteo a un nuevo nivel. 

¿Cuáles son los perfiles que nos podemos encontrar en estos portales o aplicaciones de móvil? Hay estudios que exponen que los hombres son más activos, así como es habitual que los separados frecuenten, en este tipo de plataformas.  La mayoría de usuarios tienen entre 30 y 55 años, siendo el 40% mujeres y el 60% hombres. Así como hay gran variedad de estilos y personalidades, empresarios jóvenes, gente con más o menos dinero, personas introvertidas y extrovertidas, con un buen físico o no tanto, etc.

¿Qué características positivas o facilidades nos ofrecen estos portales? La preocupación más grande a la hora de salir con alguien es si gustaremos o seremos rechazados. Aspecto que no nos encontramos del mismo modo en la red, acostumbramos a tener este paso asegurado, y darlo sólo depende de mirar el perfil y hacer un pequeño click para empezar a interactuar. Por lo tanto, evitamos las ansiedades atípicas del primer encuentro.
Además tampoco tenemos que hacer el esfuerzo del “cortejo”, podemos estar en casa sin vestirnos, con pijama y sin arreglar y, mientras estar ligando. Internet también permite que personas que nunca se podrían conocer lo puedan hacer, ofrece la posibilidad de conectar con cualquier persona de la otra punta del mundo que también tenga interés de conocer una persona a través de la red. Así como ofrece a gente que está muy cerrada durante el día a día que pueda seguir teniendo posibilidades de estar con alguien. Todos sabemos que en épocas de universidad, nuevo trabajo, cursos u otras actividades te permiten tener más opciones, pero que cuando entras a la rutina esto se complica. Todas estas ventajas o facilidades traídas al extremo pueden llegar a ser perjudiciales, puesto que en exceso puede acabar provocando un déficit de interacción social.

Por otro lado, ¿qué complicaciones o dificultades nos encontramos? Internet provoca en cierto modo la necesidad adictiva de estar conectado permanentemente, lo que provoca un aislamiento terrible. Además, estas plataformas eliminan muchos factores del tonteo que son fantásticos, como los nervios, la emoción, el lenguaje no verbal, etc. Por otro lado, ofrece la posibilidad de “la estafa emocional”, te permite poder mentir y que te mientan en todo momento.

Lo más importante, por lo tanto, se saber que no es oro todo lo que reluce, se tiene que mantener los pies en el tierra y evitar fantasear o idealizar en exceso a la persona que tienes ante la pantalla, porque después, cuando la conozcas, te puedes llevar una terrible decepción. Por eso siempre recomiendo que estos espacios de citas online se utilicen como máximo para dar el primer paso, pero que justo después se pase al frente a frente tradicional y enormemente fantástico.

 

Núria Jorba. Directora del centro, sex coach, sexóloga clínica, terapeuta de parejas.