Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

Los errores sexuales más comunes de los hombres

Hombres y mujeres funcionan diferente en la cama, si bien cada persona es un mundo y, en vez de diferenciarlas por sexos o género, deberíamos hablar simplemente de “personas”. Pero al mismo tiempo es cierto que a veces tendemos a cumplir un patrón parecido, y es interesante poderlo usar a nuestro favor y aprender de ello.

Por eso, a continuación, vamos a comentar los “errores” masculinos más comunes que resaltan, y de los que se quejan, las parejas a la hora del encuentro sexual, y que acaban perjudicando a la química del sexo.

Descuidar el trato a la persona

Aunque parezca mentira, una conversación relajada, en un ambiente agradable, es estimulante para una mujer. Es importante tomarse un tiempo para hablar, decir cosas seductoras, hacer sentir a la mujer especial, acariciarla, etcétera. No se debe descuidar el trato personal. Es más estimulante este punto que unos bíceps que se marquen en la camisa.

No cuidar su aspecto

Parece que siempre tengan que ser las mujeres las que invierten en ropa interior, perfume, manicura, etcétera. A ellas también les gusta ver un hombre vestido con buen estilo, las manos limpias y cuidadas, y una buena ropa interior. Tener cuidado de la imagen personal también es cosa de hombres.

Ir rápido

Los hombres tienen habitualmente un alto impulso sexual que en muchas ocasiones es como una olla a presión, y ellas tienen tendencia a tener un ritmo más progresivo y pausado. Debemos equilibrar los ritmos, si hacemos un símil, podemos decir que ellos serían un horno de gas que se calienta y se enfría rápido, y ellas serían un horno eléctrico que cuesta más calentar, pero también enfriar. En consecuencia, no se debe ir rápido.

 Pensar en masculino

No se debe pensar en la mujer como si fuera un hombre. A la hora de excitarse y disfrutar del sexo, los hombres son más visuales y genitales. En cambio las mujeres tienden a ser más sensuales, y priorizan el sentido del tacto, el olfato y el oído en vez de lo visual.

Abandonar tras eyacular

No es bueno irse en el instante en que se ha eyaculado. Lo más importante primero es tener claro si ambos han terminado sexualmente, y se lo han pasado bien, porque en ocasiones la relación se termina cuando el hombre acaba y no se tiene en cuenta el placer de la mujer. Además, justo al terminar a menudo se comete el error de irse al baño a limpiarse, o vestirse, dormir u otras conductas parecidas, que rompen el ambiente íntimo donde se puede generar mucha complicidad y ser un espacio donde compartir.

Creerse las pelis porno

No se debe esperar que las relaciones sean como aparecen en las películas: Hay estereotipos muy marcados en la pornografía, que indican unas conductas sexuales muy marcadas de cómo debe actuar una mujer en la cama y cómo lo hace un hombre. Esto provoca que, en vez de centrarse en conocer el cuerpo y los gustos del otro, y expresar los propios, a veces se intente simplemente reproducir las escenas sexuales observadas, convirtiendo el acto sexual en algo mecánico y superficial. Lo más importante es estar atento a lo que necesita la pareja y disfrutar del encuentro.

A la vista de estos errores tan comunes, es importante identificar aquello que cada uno podemos mejorar en nuestras relaciones para conseguir que el sexo que disfrutamos y compartimos sea aún de más calidad.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web.

Núria Jorba. Directora del centro, sexóloga clínica y terapeuta de parejas.