Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

Los sentidos en el sexo

 

Nuestros sentidos los utilizamos diariamente, pero muchas veces nos olvidamos de ellos cuando se trata de hacer el amor. En este artículo queremos recuperar su importancia aportando ideas para motivarlos.

Todos sabemos que generalmente le ponemos más esfuerzo a nuestra vida sexual al principio de las relaciones, pasado un tiempo acostumbramos a reducir nuestras opciones de exploración, el sentido del tacto y la penetración. El hecho de limitar el número de sentidos que involucramos durante el sexo puede hacer que este acabe siendo frustrante y aburrido. Tampoco se trata de haber estimulado todos los sentidos cada vez que hacemos el amor, pero sí tenerlos presentes para mantener una relación de pareja fresca y la pasión encendida.

La vista

  • Ponernos atractivos, cuidarnos, y sobretodo sentirnos bien con nuestro cuerpo.
  • Utilizar espejos durante las relaciones sexuales, o por lo contrario, taparnos los ojos con un antifaz para motivar los otros sentidos y dejarnos llevar.
  • Comprar lencería erótica para nuestra pareja.
  • Si nos gusta, ver una película erótica o pornográfica en pareja para comenzar a activar el deseo.

El oído

  • Poner música durante el acto sexual.
  • Llamar a la pareja 3 minutos durante el descanso de trabajo y decirle alguna cosa subida de tono.
  • Hacerle saber que quieres que te haga a nivel sexual o compartir las fantasías sexuales.

El olfato

  • Poner unas velas aromáticas o incienso, que aparte de estimular el olfato ayudan a crear un ambiente romántico.
  • Ponernos un perfume sensual (vigilar con las cantidades y el tipo más no quiere decir mejor)

El tacto

  • Jugar con las sensaciones de frio y de calor. cada dÍa hay más lubricantes orientados a estimular estas sensaciones.
  • Poner en práctica diferentes formas de tocar y conocer cuales les gustan a nuestra pareja y donde.
  • Incorporar un masaje erótico como previo sexual.
  • Utilizar otros complementos como podrían ser unas plumas para acariciar de forma diferente a nuestra pareja.
  • Prohibir este sentido atando las manos, por ejemplo con unos pañuelos.

El gusto

  • Incorporar alimentos como las fresas, el chocolate o, quizás, una buena copa de vino.
  • Disfrutar con los besos, experimentar diferentes formas de besar.
  • Introducir los lubricantes de sabor para poder recorrer el cuerpo de nuestra pareja con la lengua o conseguir que el sexo oral tenga un gusto diferente.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, sex coach, sexóloga clínica, terapeuta de parejas.