Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

Mitos poliamorosos

 

El poliamor es la práctica, el deseo y/o la aceptación de tener más de una relación íntima simultáneamente, de forma consensuada, ética y consentida, con pleno conocimiento de las persones involucradas. En ocasiones se puede confundir con la polisexualidad (atracción hacia variedad de géneros) o con la poligamia (práctica de casarse con más de una persona) pero no es lo mismo y cada uno de estos conceptos se refiere a cosas diferentes.
Las personas poliamorosas defienden que el amor romántico no debería estar restringido a través de normas sociales a una sola persona, el querer a alguien implica desear lo mejor para esa persona y eso incluye que pueda fluir con su vida sentimental.

Más allá de esta definición y aclaración de conceptos iniciales, el poliamor genera muchas dudas, interrogantes, curiosidad y a veces incomprensión a nivel social, muchas veces a causa de que mitos y realidad se entremezclan y confunden. Vamos a descubrir los mitos más comunes acerca de este tema y a arrojar un poco de luz sobre ellos.

El poliamor lo practican personas promiscuas o insatisfechas con su vida sexual.

Esto no suele ser cierto, el poliamor se basa principalmente en el amor y no en el sexo, el sexo no es una condición para que se establezcan relaciones afectivas de este tipo. Practicar el poliamor implica estar abierto/a a tener más de una relación sentimental a la vez, no a mantener multitud de relaciones sexuales.

Todas las personas poliamorosas son bisexuales.

Dentro del poliamor existen personas de todos los géneros, orientaciones e identidades sexuales, cada una de las cuales elige con quién mantiene relaciones afectivas y sexuales.

Las personas poliamorosas no sienten celos.

Esto no es cierto, todas las personas, sean poliamorosas o no pueden sentir celos, la única diferencia entre alguien poliamoroso y una persona que no lo es, es que la primera no vive como una traición el hecho de que una de las personas con la que mantiene una relación amorosa mantenga otra de manera paralela a la suya.

El poliamor lo practican personas con miedo al compromiso.

De hecho, el compromiso es una condición necesaria entre las diferentes personas que establecen una relación poliamorosa. Entre ellas establecen las condiciones y limites de la relación y se comprometen a cumplirlos.

El poliamor es una etapa por la que pasan personas confundidas.

Normalmente las personas poliamorosas no están confundidas, tienen muy claro lo que quieren y cómo lo quieren, aunque esto suponga salir de los convencionalismos sociales y la idea establecida de lo que es una relación.

El poliamor puede perjudicar a los niños/as.

Estudios recientes sobre familias poliamorosas con niños/as demuestran que no hay ninguna correlación entre estos dos conceptos. De hecho, los niños/as de una relación poliamorosa tienen más referentes adultos, reciben más atención y más ayuda que los de parejas monógamas.

Las relaciones poliamorosas se van abriendo camino poco a poco en nuestra sociedad, cada persona tiene derecho a decidir cómo vivir su vida afectiva y sexual de forma libre, siempre que no perjudique a nadie. Es importante contar con información de calidad y no caer en mitos populares que nos puedan llevar a emitir juicios sin una base sólida.

 

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Naia Canler. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.