Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

Momentos sensuales

Todos sabemos que la pasión se apaga, pero también es cierto que podemos trabajar para mantenerla.  Por lo tanto, hablaremos de cómo reactivar el deseo.

En ocasiones nos dedicamos demasiado a perfeccionar nuestra técnica amatoria en pleno acto sexual, pero tenemos que estar pendientes también del ambiente y los complementos que nos pueden ayudar a aumentar la calidad sexual. Puntualizar que calidad no es sinónimo de cantidad ni de tiempo invertido. Ni tampoco las ideas que expondremos ahora tienen que ir siempre unidas a un encuentro sexual, incluso diría que en ocasiones es interesante evitarlo para que el deseo crezca rápidamente.

  • Cita a ciegas. Es una buena forma de sorprender a tu pareja y reactivar el deseo. Consiste en citar a tu pareja por sorpresa. La comunicación de esta cita ha de ser original, como vía email o como antiguamente se hacía a través de una carta, donde indique día, sitio y hora. Es importante que se juegue con el misterio parecido a un admirador secreto, pero en el fondo han de saber quien las cita porque si no tenemos el riesgo de que no se presente.
  • Baño en pareja. Es una idea fácil de poner en práctica y que no nos ocupa demasiado tiempo, el problema es que lo hacemos de forma errónea. Aprovechamos el momento que nos debemos que ducharnos para estar íntimamente con nuestra pareja. Acostumbra a ser un desastre porque entre el poco espacio, el jabón, el pasar de un sitio a otro, etc. No acabamos creando un momento sensual. Por lo tanto, es cuestión de ponernos simplemente en la ducha para estar con nuestra pareja y compartir un momento de complicidad sexual.
  • Masaje picante. Esta idea es tan simple como dejar un post-it con algún mensaje subido de tono que puede alegrar a nuestra pareja. Este pequeño acto puede dar mucho de sí, propiciando una conversación erótica que creara un ambiente picante digno de incentivar la pasión.
  • Baño intimo. En este caso se trata de poner música sensual y compartir un pequeño baño (o dos) en pareja donde se intenta seducir al otro desnudándolo poco a poco y dejando que la música haga el resto.
  • Receta sensual. Esta idea es muy divertida, consiste en modificar una receta de cocina incluyendo, entre los pasos, momentos sensuales. Por ejemplo, en la receta de una pareja es necesario comenzar con la ropa interior, después de poner el sofrito pasar la lengua a alguna parte del cuerpo de nuestra pareja. En este caso trabajaremos la pasión combinada con diversión.
  • Caja sorpresa. Este momento sensual ya es más subido de tono. Se trata de coger un día que vamos a cenar íntimamente a un restaurante y antes de irnos quitarnos la ropa interior y ponerla dentro de una caja que le daremos a nuestra pareja a media cena con una nota imaginativa que deje claro que esa es la ropa interior que tendríamos que llevar puesta.

Para acabar me gustaría hacer tres puntualizaciones:

1. En el sexo no se tiene que hacer todo, tenemos que saber que nos apetece probar y hablarlo abiertamente con nuestra pareja, la comunicación es esencial.

2. Tenemos que conocer nuestros complejos y nuestros miedos para evitar que nos puedan afectar, incluso recomiendo que se trabaje.

3. Para incentivar la pasión primero debe funcionar la relación en sí. No podemos potenciar el sexo habiendo problemas en las bases de la pareja.

 

Núria Jorba. Directora del centro, sex coach, sexóloga clínica, terapeuta de parejas.