Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

Ocuparse en vez de preocuparse

 

En ocasiones, más de las que deberíamos, las personas tenemos tendencia a, ante situaciones que nos crean conflicto o nos suponen un problema, preocuparnos y preocuparnos dándole vueltas a la cabeza pero sin embargo no hacemos nada al respecto, es decir, no nos ocupamos de aquella o aquellas situaciones en cuestión que nos causan angustia, malestar y que por tanto nos suponen un problema para nuestro bienestar.

Muchas veces ante estas situaciones convertimos en nuestras aliadas a las quejas y a la negatividad, o simplemente llegamos a un punto en que ignoramos tal problema ya que nos resulta mucho más cómodo que ponernos manos a la obra para cambiar y resolverlo… todo esto son hechos que hacen que no crucemos la delgada línea que existe entre el pensamiento y la acción, entre el problema y la solución, en definitiva, entre el preocuparse y el ocuparse.

Todo el mundo tiene miedos, temores que le pueden suponer un problema en un momento dado…y ante estos no podemos limitarnos a quejarnos  o a paralizarnos esperando a que sin hacer nada desaparezcan, sino que debemos aprender a actuar a pesar de estos.

A veces pequeños cambios pueden dar lugar a grandes diferencias, pero para que así sea necesitamos de motivación, de predisposición, de ganas y de ilusión.

Dicho esto, todos y todas deberíamos animarnos a alimentar esa parte de nosotros positiva ante la búsqueda y puesta en práctica de soluciones y a la hora de conseguir cambios que nos lleven a sentirnos más felices, ya que, por más que a veces todo ello requiera de esfuerzo y parezca complicado pasar del pensamiento a la acción ante los problemas, el que las cosas supongan esfuerzo no significa que los cambios no sean factibles…  ¡ya que ser consciente de ello es un pequeño gran paso para que sean posibles!

Este mensaje positivo se puede aplicar a nuestro modo de ver el mundo en general, creando unos “cristales para nuestras gafas” que nos permitan ver posible el solucionar las problemáticas, en definitiva, el ser más resolutivos con todo, y como no podía ser de otra forma en el terreno sexual y de pareja, a resolver nuestros conflictos de una manera más eficaz, ya que a pesar que nuestra personalidad nos predispone a actuar de determinada manera, esta no debe condicionarnos a ser y actuar siempre con la misma rigidez… la flexibilidad ante situaciones difíciles y de cambios siempre va a jugar a nuestro favor.

 

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

María Villalba. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.