Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

Orientaciones sexuales

 

¿Qué es la orientación sexual?

La orientación sexual, también denominada tendencia sexual o inclinación sexual hace referencia a un determinado patrón de atracción sexual, emocional, romántica, afectiva y erótica duradera hacia un grupo de personas en concreto. Es decir, tiene que ver con quién quieres estar o intimar.

Hace mucho que la homosexualidad ha dejado de ser la única alternativa a la heterosexualidad, hoy en día existen muchos matices en cuanto a orientación sexual y las definiciones se van ampliando cada vez más.

No hay que olvidar que clasificar es etiquetar y que esta etiqueta no debe definirnos como personas, al fin y al cabo según el momento de la vida en el que nos encontremos, podemos sentir atracción sexual hacia una persona u otra independientemente de su sexo y género. La sexualidad está ligada a estados de ánimo, momentos, contextos, estados vitales… ¿Por qué encasillarnos?

Tipos de orientación sexual

Existen multitud de definiciones sobre diferentes tipos de orientación sexual, los más conocidos y de los que más se habla actualmente son:

Heterosexualidad: Se refiere a la atracción sexual hacia el sexo contrario al de uno/a mismo/a de forma exclusiva.

Homosexualidad: En este caso, la atracción sexual exclusiva hacia personas del mismo sexo.

Bisexualidad. Es la atracción sexual hacia personas del mismo sexo y del sexo contrario, aunque la frecuencia e intensidad puede variar de un sexo a otro.

Pansexualidad. Aquellas personas que sienten que son capaces de sentirse atraídas por algunas personas, ya sea de manera sexual, emocional o espiritual, independientemente de su sexo o identidad de género. A diferencia de la bisexualidad, esta atracción no se experimenta a través de las categorías de género.

Polisexualidad. Una persona polisexual puede sentirse atraída por personas de distinto sexo y género pero sin que todos los sexos y géneros la atraigan al mismo nivel.

Demisexualidad: Las personas con este tipo de orientación sexual experimentan atracción sexual únicamente cuando se ha establecido un vínculo emocional íntimo con  la otra persona. Este vínculo puede o no ser romántico.

Autosexualidad. En este tipo de orientación sexual, la atracción se experimenta hacia uno/a mismo/a.

Sapiosexualidad. Cuando la atracción aparece por la inteligencia de la otra persona, se trata de un vínculo intelectual.

Antrosexualidad. En esta definición se incluye a las personas que no sienten la necesidad de clasificarse en ninguna categoría referente a su orientación sexual o que no se identifican con ninguna de ellas.

Lithsexualidad. Se refiere a las personas que sienten atracción sexual hacia otras personas pero no tienen la necesidad de que esta sea correspondida.

Asexualidad. Son las personas que no sienten atracción física ni sexual hacia ninguna persona. Podría considerarse como una falta de orientación sexual. El tener un bajo deseo sexual durante un periodo de tiempo determinado de la vida o sentir menos deseo sexual que la mayoría de personas no tiene nada que ver con la asexualidad.

 

Si  sientes que ninguna de estas orientaciones sexuales te identifica o te convence… ¡Crea la tuya!

 

 

Naia Canler. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.