Contacto y blog
Especialidades y el centro

Uncategorized

¿Para qué sirve el vello púbico?

 

El vello corporal siempre ha sido objeto de gran controversia en nuestra sociedad, sobre todo en el género femenino. Aun hoy en día el ver a una mujer con vello en las axilas y/o piernas provoca un sinfín de comentarios y por desgracia, normalmente despectivos. En los últimos años varias actrices y marcas reconocidas se han empezado a rebelar en contra del sistema de belleza establecido, en el que una mujer limpia, cuidada, sexy etc. debe ir perfectamente depilada, y lanzan un mensaje de normalización e igualdad de género respecto a la depilación.

Aun así, aparecen muchas dudas cuándo se trata del vello púbico. Nadie cuestiona la utilidad de pelo en otras zonas más visibles del cuerpo ni de su función. El pelo de las cejas y las pestañas sirve para proteger los ojos, el de la cabeza para evitar quemaduras y nos protege de los golpes, no se cuestiona a nadie por llevarlo más o menos largo, teñido o por llevar un peinado determinado. ¿Por qué el vello de los genitales sí? Vamos a aclarar y a desmentir unos cuantos falsos mitos acerca de los pelos en esta zona del cuerpo.

Depilarse los genitales femeninos no es sinónimo de mejor higiene. El vello en esta zona tiene una función: protege la vulva contra el roce y las irritaciones, sirve de barrera contra el sudor y gérmenes impidiendo que entren en contacto con la vagina y la uretra y también es la primera línea de defensa contra las heridas y enfermedades de transmisión sexual.

Un sinfín de estudios médicos apuntan a que el riesgo de contraer infecciones genitales aumenta hasta en un 80% en mujeres que se los depilan por completo respecto a las que no se depilan.

El depilarse o no, más o menos, rasurarlo, hacerse las ingles brasileñas etc. es una opción personal y completamente legítima. Como todo, se trata de modas que podemos decidir seguir o no, pero son solo eso, modas. Los genitales femeninos tienen un perfecto sistema de autolimpieza, para mantenerlos limpios solo hace falta lavarlos con agua para no alterar el pH de la zona.

Es importante que tengamos toda la información posible antes de tomar una decisión respecto a si queremos depilarnos o no y de qué manera, solo así podemos decidir sobre nuestros cuerpos de la manera más libre y consciente posible.

 

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Naia Canler. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.