Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

Prácticas sexuales de riesgo

 

El término “prácticas sexuales de riesgo” aparece en muchos medios, cada vez de forma más habitual. Leemos acerca de nuevas prácticas sexuales que se convierten en noticia al ponerse de “moda” entre ciertos sectores de la población pero cuando se les añade la etiqueta “de riesgo” saltan las alarmas, ¿A qué nos referimos cuándo hablamos de ellas?

Básicamente nos referimos a todas aquellas prácticas sexuales en las que las personas participantes no se protegen de manera adecuada, ya sea por desconocimiento, desinformación o por decisión propia totalmente consciente.

 

[La mejor manera de evitar las prácticas sexuales de riesgo es recibir una buena educación sexual]

 

Por poner algunos ejemplos, estas son algunas de las prácticas sexuales de riesgo de las que más se ha oído hablar últimamente:

Stealthing. Cuando durante la penetración en un encuentro sexual una de las personas implicadas decide de forma unilateral retirar el preservativo sin que la otra persona lo sepa. Si quieres más información en este artículo se explican todos los detalles: https://www.nuriajorba.com/una-nueva-forma-de-agresion-sexual-el-stealthing/

Ruleta sexual o juego del muelle. Se forma un círculo de jóvenes/hombres sentados desnudos de cintura para abajo y una o varias jóvenes/mujeres van sentándose encima siendo penetradas durante unos 30 segundos por cada participante y sin preservativo. El último que aguanta sin eyacular gana.

Chemsex. Son orgias donde todo tipo de drogas están presentes y en las que no se usan preservativos ni ningún otro tipo de protección.

Bareback. Se le llama así a la práctica que consiste en que personas homosexuales buscan a otros homosexuales para mantener relaciones sexuales sin preservativo. Este término engloba otra variante llamada Serosorting, en el que personas contagiadas de VIH buscan a personas también infectadas con el mismo fin.

Todas estas prácticas tienen en común que se practican sin hacer uso del preservativo, que es el método anticonceptivo que además de proteger contra embarazos no deseados también lo hace contra las enfermedades de transmisión sexual.

En nuestro país, las estadísticas hablan de un aumento importante de gonorrea y sífilis entre la población en los últimos años, y esto no es debido únicamente a las prácticas sexuales anteriormente mencionadas, otras que no nos parecen de riesgo, puesto que son muy habituales y las hemos normalizado, también contribuyen a el aumento de ETS. La “marcha atrás” (penetración sin preservativo en la que se eyacula fuera del cuerpo) y más si se tienen varias parejas sexuales no es un método anticonceptivo ni de barrera, así como el sexo oral que se practica sin protección cuando no se sabe nada de la otra persona.

 

[La pornografía no debe convertirse en un modelo sexual a seguir]

 

Esta pérdida de miedo a contraer ETS es sin duda consecuencia de la falta de educación sexual que recibimos, y con esta me refiero a una educación sexual de calidad, completa, transparente y actual, cada vez más necesaria debido a toda la desinformación que Internet nos puede proporcionar en un solo clic.

¡Recuerda! El sexo sin riesgo puede ser maravilloso, no te la juegues, ante cualquier duda ponte en contacto con un/a profesional.

 

Naia Canler. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.