Seleccionar página

 

¿Este año estás por fin preparado para encontrar el amor de tu vida? Al contrario de lo que muchos pensaréis no estoy hablando de encontrar a otro que nos ame incondicionalmente y nos haga sentir especiales. Estoy hablando de la historia de amor más increíble que jamás será contada: amarse a uno mismo.

A tu alrededor puedes ver muchas personas que pasan su vida entera sin este amor (incluso tú tal vez te identifiques ligeramente). Desean ser amados, deseados, reconocidos y valorados por otros, pasan de relación en relación, agarrándose a ellas como un clavo ardiendo. Pero les cuesta horrores estar solos, disfrutar de su propia compañía y de hacerse sentir bien. Esto da lugar a que no tengan tiempo para ser ellos mismos. Ser ellos como individuos, no en referencia a otro. Al final, las citas, el sexo y las parejas son una excusa por el miedo a estar solo. Solo para afrontar los malestares y hacerse cargo de su propia vida, de responsabilizarse de hacerse sentir bien, de proveerse de todo aquello que necesita, de darse todo ese amor incondicional que reclama.

Muchos tenemos miedo a estar solos, porque es en la soledad donde tenemos la oportunidad de conocer nuestro autentico yo. Cuando estás solo aparecen tus miedos, tus heridas, tus deseos, tus cicatrices… y estás tú solo con todo.

La verdad es que no podremos amar a nadie verdaderamente hasta que no nos amemos a nosotros mismos. Por ello, lo primero es cultivar nuestra historia de amor más personal. Solo así podremos amar a otro desde el deseo de tenerlo en nuestra vida y no desde la necesidad de llenar un espacio en ella.

  1. Conecta contigo. Estés o no en pareja, todos necesitamos un espacio individual. Tiempo para pensar, para conocerte. A veces es tan simple como parar un momento durante el día y conectar contigo preguntándote cómo estás.
  2. No te olvides de lo básico. Aunque puede parecer imposible, a veces descuidamos cosas tan simples como alimentarnos bien y descansar lo necesario por atender otras relaciones. Si descuidas habitualmente estas dos necesidades básicas, comer y dormir, será difícil que des prioridad a cuidarte en otros aspectos.
  3. Mímate. Reserva tiempo para ti. Haz actividades que te hagan sentir bien y te empoderen. Piensa en cual es tu mejor versión, incluso puedes hacer una lista para recordártelo. Tú sabes cuales son, dales el espacio que se merecen en tu vida y no dejes que las obligaciones ocupen todo tu día.
  4. Háblate con amor. A veces nos tratamos con mucho desprecio y somos muy críticos, especialmente con nuestros errores o defectos. Acéptate. Perdónate y no te juzgues. Trátate como tratarías a tu mejor amigo o amiga.
  5. Eres único. No te compares. Utilizamos la comparación constante con los otros para medirnos a nosotros mismos, cuando es imposible hacerlo. Cada cual está hecho de una sustancia diferente debido a sus experiencias y su historia. Cada persona es única. Al final solo puedes compararte contigo mismo y mejorar para sentirte mejor en tu propia piel.

El viaje del amor por uno mismo puede ser intenso, con subidas y bajadas, y un aprendizaje continuo. Piensa que es la relación más larga que tendrás en tu vida, así que mejor empezar a darle la importancia que se merece día a día, no la dejes para el final de tu lista. Todo el amor que buscas está en ti.

 

Arantxa Moliner. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.