Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

¿Qué impacto tienen los kilos de más en tus relaciones sexuales?

El exceso de peso afecta a nuestra vida de manera importante, en varios aspectos, no sólo en lo sexual. Se presentan varias consecuencias en nuestra salud como el aumento de los niveles de azúcar y colesterol, las dificultades para respirar y la apnea del sueño, los problemas arteriales, entre otros.

Disminución hormonal:

Tanto en hombres como en mujeres la obesidad produce una disminución de los niveles de testosterona, una hormona que ya conocemos, encargada, entre otras cosas, de regular nuestro deseo sexual. Por lo tanto, aparecen problemas de falta de deseo que lógicamente afecta de forma determinante en la vida íntima de la pareja.

Circulación sanguínea:

En los hombres, el exceso de peso y el sedentarismo conducen a largo plazo a problemas de circulación y condiciones cardíacas que afectan al flujo sanguíneo, haciendo que éste sea más dificultoso y, por tanto, se traduzca en problemas para tener y mantener erecciones. Por tanto, la obesidad aumenta las probabilidades de padecer disfunción eréctil.

En las mujeres, esta dificultad de circulación afecta al placer sexual, ya que el flujo de sangre que llega al clítoris es menor de lo necesario para poder tener las sensaciones idóneas para disfrutar y quizás para llegar al orgasmo.

Reproducción:

A nivel reproductivo la obesidad se ha visto relacionada con el aumento de la probabilidad de padecer ovarios poliquísticos, lo que dificulta el embarazo. Y en el caso de los hombres, los espermatozoides son mucho más lentos, aspecto que de nuevo afecta a la reproducción.

Relaciones sexuales:

Todos sabemos que la obesidad hace que realizar actividades físicas sea muchas veces extenuante, y no hay que olvidar que el sexo es un completo ejercicio cardiovascular. Por ende, suele ser complicado tener encuentros sexuales largos, pasionales y cómodos, así como es complicado llevar a cabo determinadas posturas que producen más esfuerzo o incomodidad.

Hay estudios que concluyen que, en muchas ocasiones las personas que sufren de sobrepeso tienden a tener una vida sexual rutinaria y poco satisfactoria.

Autoestima:

Los factores psicológicos y sociales juegan un papel importante en la aceptación del cuerpo de cada uno y, determinan el sentirnos más o menos seguros. La autoestima y el autoconcepto son claves fundamentales en la sexualidad.

Hay estudios que aseguran que las personas obesas se sienten más acomplejadas y insatisfechas con su imagen, lo que produce cierta inhibición para mostrarse a nivel sexual y no poder disfrutar al 100% de las relaciones.

Tratamiento:

El único tratamiento posible es ir al médico como primer paso, buscar una ayuda para controlar el peso, pudiendo así disfrutar de la sexualidad en la máxima expresión. De todas formas, los tratamientos psicológicos pueden ayudar a hacer una aceptación de uno mismo, buscar las prácticas sexuales que se adapten a la obesidad y lograr salir de la rutina y que ambos miembros de la pareja se sientan satisfechos.

Puntualizaciones:

Es importante aclarar que obesidad no es lo mismo que sobrepeso. Este último, por sí mismo, no influye en la sexualidad, más allá del problema que presente para la persona su imagen corporal.

Así como la información proporcionada no se presenta en toda persona obesa, simplemente se exponen los casos más comunes y probables y los estudios realizados.

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Núria Jorba. Directora del centro, sexóloga clínica y terapeuta de parejas.