Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

Realidades y personas

 

La realidad radica en los ojos de quien la vive. Es decir, hablamos de perspectiva. Existen muchas perspectivas porque cada individuo tiene una manera de ver y entender el mundo que le rodea.  Cada persona tiene una visión totalmente diferente a otra según su educación, su filosofía de vida, sus necesidades, sus objetivos, su cultura, su entorno y muchos otros factores influyentes que hacen que ninguna se asemeje a otra.

La vida es un cumulo de experiencias y decisiones que varía según los individuos y que va forjando la personalidad.  No existen dos personas iguales, todos/as somos diferentes. Pensamos diferente, razonamos diferente, hablamos diferente, actuamos diferente y somos en general, muy diferentes. Con muchas personas, evidentemente, congeniaremos mejor y con otras peor pero no hay dos sujetos totalmente iguales.

Lo que nos caracteriza es nuestra personalidad y es que va estrechamente ligada a nuestra realidad y a nuestra manera de ver las cosas. Nuestras creencias, nuestras experiencias y nuestro bagaje, hace que pensemos y actuemos de determinada manera. Por ejemplo, una persona que ha tenido que crecer sin sus madres o padres tendrá una visión de la vida totalmente diferente a una persona que ha tenido a sus madres o padres cerca. Probablemente la persona que ha crecido sin los pilares fundamentales, habrá tenido más dificultades en la vida que la persona que ha tenido a su familia cerca. Pero, no lo podemos saber porque todo depende de esa persona, de cómo ha ido evolucionando sin o con lo que ha tenido a su lado.

Hay que evitar ciertos radicalismos como “yo nunca sería capaz”, “yo nunca podría” porque quizás, en otras circunstancias “tu serías capaz” y “tu podrías”. Cada uno tiene su verdad y la tuya, por ejemplo, no es mejor que la del otro/a, es diferente pero no es una más valida que otra. ¿Existe una verdad universal? ¡No! Existe la verdad que tú conoces, la que aceptas y la que vives tal y como lo hacemos todos/as.

Lo más bonito es ir superándose cada día sin ponerse limitaciones. Tenemos que saber que podemos porque solo depende de nosotros/as. Si te gusta tu vida, disfruta. Si no te gusta, cámbiala. A veces cuesta más o menos. No es lo mismo querer cambiar de estilo de vida teniendo una hipoteca que querer hacerlo sin ningún tipo de atadura. Con esto no quiero decir que el/la que tenga una hipoteca no pueda hacerlo, sí puede porque tiene la opción de vender o ahorrar mucho para pagarla en poco tiempo. Es decir, siempre hay opciones, siempre hay soluciones. De momento solo hay una cosa que no podemos resolver y todos/as sabemos cuál es pero, ¿lo demás? ¿Por qué tener miedo?

Disfruta de tu vida y da gracias por lo que tienes. Será mucho o será poco pero la abundancia a veces no hace la felicidad. Si tenemos un techo donde dormir, comida en el plato y personas a nuestro alrededor que nos hacen felices, ya está. Ya no necesitamos nada más porque al final de todo lo que contará será esto y solo esto.

Confía en ti mismo/a y dota de sentido las cosas que haces. Si sientes que no te gusta lo que ves, quién eres y cómo actúas, quítate las gafas porque todo es cuestión de perspectiva y recuerda que para que cambie la visión exterior tendrás que hacerlo desde el interior. 

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Carla Colell. Coordinadora y community manager.