Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

Ideas para ser un buen amante

 

El sexo y la autoestima tienen una íntima interrelación. Por un lado, el tener una autoestima saludable nos ayudará a disfrutar de nuestra sexualidad de forma plena. Por otro, la valoración que hacemos sobre nosotros como amantes, es decir, de nuestro potencial para seducir y nuestras habilidades sexuales afectará en el modo que nos percibimos globalmente. Saber que tenemos buenas habilidades para desempeñarnos entre las sábanas nos hace sentir bien: pensar en nosotros mismos como buenos amantes es una cualidad muy valorada y nos refuerza la autoestima.

Es al desconfiar de estas habilidades para satisfacer a nuestra pareja cuando nos inundarán las inseguridades y los miedos. Éstos acaban afectándonos más allá del sexo, tanto en nuestra manera de relacionarnos como de percibirnos y sentir. De lo que no nos damos cuenta es de que ser habilidoso en el sexo, como en cualquier otra habilidad: no se hereda, se aprende.

La mayoría de personas no acaban de disfrutar del sexo porque están pendientes de sus reacciones, es decir, en realidad están actuando más que sintiendo. Esto se debe a que intentan hacer o sentir lo que se espera según unos estereotipos, creencias y mitos sexuales que nos impiden relajarnos y fluir. Estas ideas son las responsables de muchas de las dificultades sexuales.

Si buscabais la receta mágica para ser buenos amantes, ¡sorpresa! No existe. Pero os puedo ofrecer la mejor manera de acercaros a una nueva pareja sexual: tener la mente abierta, escuchar y preguntar y buscar, explorar y aprender para entender su cuerpo. Cada cual desarrolla ciertos patrones sexuales, y al final, de lo que se trata el sexo es de personas que comparten su propio placer, donde cada uno es responsable de encontrar y transmitir su receta mágica. Por ello es imprescindible conocer para compartirse.

Así que un buen amante no es quien conoce todos los movimientos correctos, sino quien es capaz de saber comunicarse y está dispuesto a descubrir al otro. Cuando deje de existir la idea de que hay una única, mejor o correcta manera de tener relaciones sexuales, todo el mundo podrá explorar, comunicar y disfrutar mejor de aquello que le proporciona placer.

Piensa que cada uno de nosotros somos una canción totalmente diferente. En el sexo podemos ser capaces de aprender a adaptarnos a la canción del otro, mostrar nuestra melodía o crear ritmos nuevos al unirnos. ¿Bailamos?

 

Arantxa Moliner. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.