Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

Vergüenza a mostrar nuestro cuerpo por primera vez

 

No es una sensación rara ni desconocida sentir vergüenza y timidez al mostrar nuestro cuerpo por primera vez delante de una persona, más si también es la primera vez que vamos a mantener relaciones sexuales con ella. Puede que nos incomode que haya luz, que intentemos tapar ciertas partes de nuestro cuerpo con disimulo, que empecemos a interpretar erróneamente los gestos, actos y miradas del/la otro/a, que analicemos constantemente la situación… y todo esto, lejos de servir para algo bueno, mata el deseo. Dejamos de estar en el presente, dejamos de disfrutar de las sensaciones que la situación nos ofrece y ocupamos nuestra mente con preocupaciones, juicios y demás que provocan que ese momento de intimidad deje de ser placentero.

¿De dónde proviene esta vergüenza?

Esta vergüenza que sentimos suele estar asociada a una baja valoración de nuestra autoestima. Se desvelan todas nuestras inseguridades y complejos a raíz de la pregunta “¿Qué estará pensando de mí? ¿Le gustaré?”, pero si ahondamos un poco más en la cuestión, en realidad se trata de lo que nos gustamos, de lo que nos queremos. Difícilmente vamos a poder pensar que a alguien le podemos resultar atractivo/a si no nos lo parecemos a nosotros/as mismos/as.
En una sociedad como la nuestra, donde vivimos rodeados/as de publicidad, de estímulos visuales y auditivos que nos dicen qué hacer, qué productos usar y comprar para ser perfectos/as a nivel físico resulta difícil que parte de estos mensajes no se queden grabados en nuestra mente, aunque sea a un nivel más inconsciente. Las grandes marcas han definido y consensuado como debe ser el cuerpo perfecto, lo que no nos cuentan es que ese cuerpo en realidad solo lo tiene un porcentaje de la población muy bajo y al resto nos intentan hacer creer que seremos más felices si intentamos conseguirlo, lo que nos lleva a un sobreesfuerzo físico y mental poco saludable en el que nuestro autoconcepto y autoestima se van resintiendo por el camino hacia la “perfección”.

Los nervios durante una primera relación sexual son totalmente normales si están relacionados con saber si se va a conectar o no a nivel sexual y emocional, pero no deberían estar asociados a sentimientos de vergüenza. Cada cuerpo es diferente y la belleza radica precisamente en esas diferencias y detalles que los hacen únicos y especiales, ser capaces de detectar esto en nuestro propio cuerpo, enorgullecerse y aceptarlo tal y como es, es la clave para empezar el proceso de vivir de manera más acorde y tranquila con uno/a mismo/a.

 

Naia Canler. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.