Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

El vínculo con los demás en el siglo XXI

 

¿Qué valoración haces de la relación que tienes con los demás?

Seguramente tendremos que remontarnos al pasado para valorar qué es lo que nos está pasando actualmente, a todos. En la infancia, concretamente en la escuela, empezamos a aprender qué es tener un amigo/a de juegos al/la cual vemos todos los días y con el/la que nos lo pasamos cada día mejor en clase y aún más en el patio. Los años pasan y los dos llegáis a secundaria, después a bachillerato e incluso, si coincidís, os encontráis en la universidad si es que tomáis caminos similares. Pero, ¿y si este camino se disipa cuando acabáis el bachillerato, por ejemplo? ¿Vuestra relación sigue siendo la misma? Puede que por un tiempo lo sea, que notéis que nada ha cambiado pero poco a poco las cosas cambian. Él o ella empieza a conocer a gente nueva y tu quizás encuentras pareja.

¿Es este un inconveniente para dejar de ser amigos/as? ¡No debería ser así! Todo depende de nosotros mismos y de lo que queremos y no queremos en nuestra vida. La verdad es que con los años los amigos se van perdiendo por el camino. Los amigos empiezan a desaparecer y tenemos que aceptar que es normal que nos pase esto porque creo que no se salva nadie. Cada uno empieza a hacer su vida y vamos priorizando. Poco a poco el contacto se va perdiendo pero quiero remarcar que la amistad es algo casi espiritual. No hace falta vernos cada día con nuestros amigos, nos podemos ir llamando o hablando por WhatsApp cuando queramos. Lo podemos hacer cada semana, cada dos semanas o puede que solo nos veamos una vez al mes. Cuando se realiza la esperada quedada parece que el tiempo no ha pasado, continuáis siendo los mismos y descubrís que nada ha cambiado simplemente os habéis hecho mayores y es increíble que os lo podáis contar y seguir compartiendo sensaciones aunque no os podáis ver todo lo que quisierais. Que no os veáis siempre no quiere decir que no podáis estar conectados. Cuando os necesitáis seguro que os tenéis y eso es lo más importante de la amistad. Hay que asumir que vamos cambiando pero no significa que el vínculo que tenéis se tenga que perder.

Puede que te sobren dedos cuando cuentas los amigos que te quedan actualmente pero sabes que ellos son los que te enriquecen. No hace falta tener muchos amigos porque seguro que todos no te pueden ayudar o sí, quién sabe. Lo que quiero decir es que es mejor tener pocos amigos pero buenos que muchos y que no te ayuden ni te aporten nada.

La amistad es una relación. Hay que cuidarla. Hay que ser atentos y hacer esfuerzos para vernos y para conseguir hablar cinco minutos. Si queremos lo podemos conseguir. Quizás las quedadas las tengamos que cancelar, quizás no nos veamos porque salen imprevistos pero no tenemos que preocuparnos, no pasa nada. Hay que ser tolerantes y comprensivos y entender y aceptar que cada uno tiene su vida y que a veces surgen complicaciones externas a nosotros.

Seguro que leyendo este artículo te han entrado ganas de explicarle algo importante a tu amigo/a, ¿verdad? Pues no esperes más y haz una llamadita para ir a hacer un café y poneros al día. No alargues las cosas, si quieres hacer algo, hazlo ahora.

Carla Colell. Coordinadora y community manager del Centro Núria Jorba.