Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

Alteraciones de la sensibilidad del clítoris

 

El clítoris es una de las principales zonas de placer sexual de las mujeres, pero se sigue hablando muy poco de él, sigue siendo un tabú y más si nos centramos concretamente en su sensibilidad. Este órgano puede sufrir alteraciones, tanto una hipersensibilidad como una pérdida de ella. Hay un gran listado de múltiples causas.

Antes de seguir adelante debemos conocer que el clítoris es el órgano más sensible de todo el cuerpo humano, hasta 2 o 3 veces más que el glande del sexo masculino. Cuenta con varios corpúsculos de Krause que son los responsables de captar las sensaciones y el placer. Además, este maravilloso órgano está formado por un cuerpo cavernoso que se llena de sangre cuando se estimula, llegando a la erección.

Por otro lado, tenemos las raíces que son las encargadas de mandar la información de las sensaciones. Por tanto, los niveles de excitación y sensibilidad pueden variar mucho dependiendo de cada mujer, de las experiencias vividas y el momento vital en el que se encuentre cada una.

Las alteraciones más comunes como ya hemos comentado son:

La insensibilidad:

La falta de sensibilidad es debida a la ausencia de excitación. Tiende a tener como causa principal el factor psicológico, la dificultad de relajarse y permitirse sentir. Por tanto, da igual cómo lo estimulemos, tanto con sexo oral, masturbación o fricción durante el coito el resultado será el mismo, no sentir.

El exceso de sensibilidad:

Hay casos que con un simple roce hay estimulación y respuesta sensitiva. Para algunas mujeres puede ser una ventaja al tener más facilidad de excitación y de llegar al orgasmo. Pero, para otras, puede ser un malestar constante porque hay una hipersensibilidad llegando a provocar dolor cualquier tipo de caricia.

¿Qué podemos hacer?

Si nos encontramos entre algunas de las dos situaciones nombradas, el primer paso es consultar con un médico especialista, el ginecólogo, quien determinará que no hay ningún problema físico a tratar. Si todo está correcto, el siguiente paso es acudir a un fisiosexólogo, el especialista en la función erótica y sexual.

Normalmente, tanto en la hiper o hipo sensibilidad hará falta realizar un proceso psicológico de la mano de un sexólogo para buscar las vías de bienestar sexual, porque en la mayoría de los casos, la mente tiene un papel protagonista en la sexualidad.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Núria Jorba. Directora del centro, sexóloga clínica y terapeuta de parejas.