Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

El orgasmo femenino

 

Habitualmente no se habla de este tema, o al menos no de forma directa y sincera, siendo imprescindible hablar de ello. Dado que dependiendo de lo que se diga aparecen unas inseguridades o nos sentimos que somos poco normales al no entrar dentro de la norma establecida por la sociedad o por la información dada hasta entonces.

En primer lugar, hemos de enfatizar que aún queda mucho por descubrir, todavía se desconoce cómo funcionan los órganos genitales femeninos durante el orgasmo, cuáles son esenciales y cuáles no tienen función alguna. Hay investigadores que comentan que existe el punto G, una zona vaginal sensible. Otros que afirman que tan solo el clítoris interviene en el orgasmo, y otros que hablan de un complejo clítoris-uretro-vaginal; profesionalmente es por la opción que me decanto porque todo en la vida suele deberse a una suma de factores, no acostumbran a ser tan simplistas. Pueden haber agentes activos, como en este caso el clítoris que produce el orgasmo, otros pasivos como la uretra que todavía no se tiene claro cuál es su papel exacto, y otros más secundarios como el de la vagina, donde una vez se produce el orgasmo se dan unas contracciones involuntarias las cuales se cree que podrían ayudar y guiar a los espermas a conseguir la fecundación.

Haciendo un repaso de las últimas noticias al respecto, encontramos a dos investigadores italianos, padre e hija (Vincenzo y Giulia Puppo), los cuales tiran por tierra ciertos conceptos establecidos por ahora y además proponen un cambio de terminología. Éstos comentan que el orgasmo vaginal es una falacia igual que el punto G. Creen que el clítoris es el único órgano importante y necesario para conseguir el orgasmo y que debería ser renombrado como el “pene femenino”. Por supuesto todas estas afirmaciones han comportado una avalancha de críticas por parte de otros expertos en la materia.

Lo que deberíamos tener claro es que existe mucha falta de información al respecto y que no acabamos de saber cuál es el funcionamiento del aparato genital femenino durante el orgasmo, pero este acercamiento no debería ser desde los genitales masculinos ni su fisiología, simplemente hemos de tener un lenguaje para cada sexo y buscar de forma individual la manera de obtener placer.

Es importante recalcar que sí se ha comprobado que en la mayoría de casos el alcance del orgasmo en mujeres es a través de la estimulación del clítoris, ya sea directamente (a través de su frotamiento con la masturbación) o de manera indirecta (a través de la estimulación durante la penetración). Muchas mujeres tienen dificultades para alcanzarlo indirectamente o no resulta suficiente para llegar al clímax, y esto no ha de significar nada negativo ni problemático.

En consulta llegan muchas mujeres que dicen no conseguir el orgasmo con la penetración, esto no es tener un problema, sino una realidad para muchas mujeres. Estas mujeres están condicionadas por lo que otras dicen que sienten, hacen o consiguen. No podemos obligarnos a sentir placer ni clítoridianamente, ni vaginalmente, ni a través del punto G… simplemente hemos de dejar que nuestro cuerpo no indique, aceptar el placer que nos proporciona y no dejar que nuestro cerebro domine ese momento decidiendo si lo que sentimos es correcto o no. Todo es correcto y permitido, mientas no afecte a un tercero. Por lo tanto, en el que nos hemos de centrar es cómo se comporta nuestra mente en el momento sexual: si sabemos dejarnos llevar, si sabemos apagar nuestros pensamientos racionales y sabemos disfrutar de nuestro cuerpo.

 

Núria Jorba. Directora del centro, sex coach, sexóloga clínica, terapeuta de parejas.