Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia Sexual

Cómo afrontar la primera vez

 

Llega un momento en la vida que notas que a nivel sexual quieres dar un gran paso y experimentar tu primera relación sexual. No existe una edad precisa, aunque la tendencia actual es iniciarse cada vez más joven en el sexo (entre los 13 y los 15 años).

Desde mi perspectiva lo más importante es tener madurez al respecto y sobretodo responsabilidad. Debe ser uno mismo el que toma la decisión, solo hay una primera vez y debemos vigilar de no caer en las presiones sociales.

No hay que forzarse porque ese momento se recordará siempre y marcará las siguientes experiencias íntimas. En el sexo por primera vez no importa cuando lo hagas sino los motivos por los que lo haces.

Tanto para los chicos como para las chicas la primera vez es muy importante, es el inicio de una nueva etapa y se desea que todo salga perfecto, aunque en la mayoría de ocasiones es una experiencia bastante desastrosa por las inseguridades, los nervios y el miedo a lo desconocido.

Los principales miedos de las chicas son:

– Si va a doler

– Si se va a romper el himen y va a sangrar *

– Si gustará a la pareja

– Miedo al embarazo

* Aunque sí que es cierto que algunas mujeres sangran o sienten dolor, esto no necesariamente sucede, depende de cada mujer. Por otro lado, es muy probable que tampoco se alcance el orgasmo, esto requiere un poco más de aprendizaje sobre los gustos.

Y los miedos de los chicos son:

– Saber dar placer a la chica

– Preocupación por la erección

– Saber ponerse el preservativo

– Miedo a terminar demasiado pronto

Consejos antes de dar el paso:

Por supuesto hay los consejos básicos y lógicos de protección contra las ETS y los embarazos no deseados, así como tener claro que se está preparado y que se quiere realmente. Pero el punto más importante es saber que en cualquier momento podemos cambiar de opinión y decir NO.

¿Qué es importante en el “durante”?

Hay que decir que el lugar y el momento son muy importantes, nos permiten relajarnos, no tener por ejemplo la presión de ser vistos o de que llegará alguien en cualquier momento.

Los preliminares son fundamentales en cualquier relación sexual pero mucho más en el caso de ser la primera vez ya que este tipo de prácticas ayudan a coger más confianza el uno con el otro y a desinhibirse. La postura más idónea y lógica es el misionero ya que es la más cómoda, hay contacto visual y podemos ir poco a poco.

Después del encuentro es bueno hablar del tema, decir lo que nos ha gustado y si ha ido bien. La comunicación sexual es básica para conocernos mutuamente.

Educación de los padres:

Hay familias que hablan naturalmente de sexo (lo que debería ser habitual) pero en otras sigue siendo tabú. Lo más importante es naturalizarlo y verlo como un aspecto más de la vida, el problema es cuando se asocia con miedos, dolor y malestar. Lo más recomendable es ayudar a los hijos a tener madurez y consciencia al respecto.

 

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Núria Jorba. Directora del centro, sexóloga clínica y terapeuta de parejas.