Los genitales no deberían ni oler mal ni bien, sino simplemente tener un olor neutro, a piel. En general, los problemas de mal olor en los genitales son debidos a los malos hábitos de higiene íntima, más que a una infección o enfermedad.

A continuación se exponen algunas de las posibles causas del mal olor en los genitales, así como también de las medidas para resolverlo.

  • Incorrecta higiene íntima

Tan perjudicial puede ser la falta de higiene como el exceso de ella. Algunas personas se exceden en la limpieza de la zona genital, dejándola desprotegida frente a las bacterias. Es mejor lavarse la zona íntima sólo con agua y sin jabón, aunque en el caso de que se vaya a utilizar jabón, conviene que sea uno con pH neutro.

Debemos tener claro también, que hay una sustancia, llamada esmegma, que es una secreción íntima de color blanco producida naturalmente en el pene y la vagina, pero que si se acumula en exceso puede causar mal olor o infecciones.

  • Infecciones

Aunque la higiene íntima puede ayudar, quizás debemos recurrir a un ginecólogo para que nos recete un antibiótico, así eliminar la infección causante del mal olor.

  • Ropa ajusta o mojada

Se aconseja usar ropa interior de algodón y evitar usar en exceso pantalones o medias muy ajustadas, porque no dejan respirar la zona íntima y por lo tanto pueden facilitar el crecimiento bacteriano. Por la noche es aconsejable dormir sin ropa interior.

  • Relaciones sexuales

Cuando quedan restos de semen en el pene o en la vagina después de una relación sexual debemos limpiarlo para que no genere malos olores. En el pene, el semen haría la misma función que el esmegma y un exceso generaría mal olor. En el caso de la vulva, como el semen es ácido, generaría una desestabilización del pH.

  • Alimentación

La mala alimentación con comidas tratadas con hormonas o productos excesivamente azucarados, pueden causar una alteración del pH vaginal. Algunos alimentos en cambio pueden mejorar el olor, como la piña, papaya, mango, canela, menta y limón.

  • Productos de la regla

Es mejor utilizar compresas y tampones orgánicos y sin perfumes ya que eliminan el pH neutro de la vagina.

El mal olor puede afectar de forma muy negativa en las relaciones sexuales. Las personas que sufren de este mal olor, por la causa que sea, pierden autoestima, se obsesionan con el tema y se muestran reacios a mantener relaciones sexuales por vergüenza.

Es recomendable recurrir a la comunicación en estos casos y poder compartir el malestar. De la misma forma, con todas las recomendaciones anteriores podemos ayudar también a nuestra pareja a que cambie ciertos hábitos.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web