Contacto y blog
Especialidades y el centro

Fisiosexología

¿Es mi vulva normal?

 

Una de las frases que más se escuchan en la consulta de fisiosexología es: ¿la tengo normal?

Al terminar de leer este artículo podrás contestar a esta pregunta tu misma.

Si te pido de imaginar los genitales femeninos, el 90% de las personas seguramente imaginaran una vulva pequeñita, con poco vello o con la ausencia de este, con los labios externos e internos pequeñitos, proporcionados, etc.  Imaginaremos una de esas vulvas que nos enseñan en las películas porno, en alguna imagen erótica o bien en los libros del colegio. Nos han enseñado que todas las vulvas son un único patrón y el problema viene cuando decidimos mirarnos allí abajo y vemos que eso no corresponde con lo que nos enseñan y cogemos complejo porque pensamos que nuestra vulva no es normal porque no cumple con ese colorcito rosa-blanquecino o bien porque veo que esos labios que tendrían que ser proporcionados y pequeñitos, están colgando!!!

Existen variedad de vulvas como mujeres hay en el planeta, de la misma manera que existen variedad de narices como personas y seguramente no por eso te has preguntado: ¿mi nariz es normal?

Antes de seguir, vamos a describir qué es la vulva.

La vulva es la parte visible de tus genitales que se compone de la vagina, los labios externos e internos, la uretra, el clítoris y el monte de Venus.

Como puedes ver, vagina y vulva son dos términos diferentes pero que muchas veces los utilizamos como si fueran lo mismo. Vamos a ver con más detalle cada una de estas partes que forman la vulva:

Vagina: Corresponde a la parte de adentro, podríamos decir que es un tubo interno y flexible que conecta la vulva con el cérvix (cuello del útero).

Labios: Juntamente con el monte de Venus es la parte más visible de la vulva. Los labios vaginales son pliegues de piel alrededor de la abertura vaginal. Encontramos los labios externos e internos. También llamados mayores y menores. Personalmente no me gusta definirlos así, ya que podemos encontrar unos labios menores mayores que los labios mayores. Los labios externos generalmente son carnosos y están cubiertos de vello púbico. Los labios internos están dentro de los externos, estos empiezan en el clítoris y terminan debajo de la abertura vaginal.

Los labios pueden ser cortos o largos, arrugados o lisos. A menudo un labio es más largo que el otro. También varían en el color: desde el rosa hasta un negro amarronado. El color de los labios puede cambiar a medida que se envejece. Ambos pares de labios son sensibles y se hinchan durante la excitación sexual

Uretra: Es el orificio por donde sale el pis. Se encuentra un poquito más abajo del clítoris.

Clítoris: Es nuestro órgano destinado exclusivamente al placer. Realmente la única parte visible del clítoris es su glande, que corresponde a la “bolita” que vemos en la parte más superior de la vulva, en algunas mujeres está “bolita” es más grande y en otras más pequeña, la cual está recubierta por el capuchón del clítoris. En otros artículos hablaremos más detalladamente del clítoris por su gran importancia referente al placer.

Monte de Venus: Es una masa redondeada de tejido graso que se encuentra sobre la sínfisis púbica y la protege. Está recubierto de vello.

 

A continuación te presento un dibujo de una vulva, donde podemos localizar sus partes:

 

 

Te animo a coger un espejito y mirar tu vulva, localizando las partes que vemos en el dibujo. Hazlo con atención y cariño, sin juzgarte ni machacarte con pensamientos negativos. Fíjate en qué partes de tu vulva te gustan más y qué zonas no te gustan tanto. Y sea como sea tu vulva, piensa que solo por el hecho de ser tuya es maravillosa. Ver tu vulva con cariño te ayudara a vivir una sexualidad más positiva y placentera contigo misma y con tu pareja.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

 

Caterina Gornés. Fisioterapeuta especializada en terapia uroginecológica y crecimiento sexual.