Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

Feederism: El placer sexual en engordar a la pareja

 

¿Has oído hablar del Feederism? ¿Sabes de qué se trata?

 

En castellano se llamaría “cebismo” y describe  un tipo de conducta en la que dos personas encuentran placer erótico en engordar o ser engordadas, señala la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA: https://www.elconfidencial.com/ultima-hora-en-vivo/2017-10-12/fundeu-bbva-cebismo-alternativa-a-feederism_1338650/.

Se trata de una parafília, un comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer se obtiene de forma atípica o poco común. Habitualmente pensamos en parafílias como el exhibicionismo, fetichismo, prácticas de masoquismo o sadismo, pero realmente la diversidad es casi infinita. Hoy en día conocemos gran parte de estas prácticas a través de las redes sociales, donde las personas que se identifican con ellas encuentran todo tipo de material y un lugar en el que compartir y ser aceptados.

A priori, una parafília NO es una patología a no ser que provoque malestar significativo en la persona o deterioro social, laboral o de otras áreas de su vida. Pero, en el caso del Cebismo, ¿Hablamos de fantasías inofensivas para los que las practican? ¿Se trata sólo de placer erótico compartido?

 

Empecemos por conocer un poco más de qué se trata:

En el feederism o cebismo, el hecho de alimentar a otra persona en cantidades industriales, con alimentos hipercalóricos y alto contenido en grasa y engordarla, provoca placer y excitación sexual. El que es alimentado se siente complacido, obtiene el placer de la comida, la satisfacción del deseo del otro. Por tanto, en este “juego” erótico se establecen dos roles: El “feeder” o alimentador y el “gainer” o alimentado, que de forma sumisa se deja engordar y va ganando peso, en algunos casos incluso poniendo su salud y su vida en peligro por el nivel de obesidad y el rápido engorde.

No discuto que el modelo estético actual sea tirano con aquellos que no cumplan un canon de belleza y delgadez socialmente aceptado y, entiendo que la atracción, lo que nos parece atractivo, deseable es una cuestión individual y privada. Por otra parte, la comida puede ser una gran fuente de placer, el sexo indudablemente también. Pero en este caso me pregunto:

¿Existe dominación, poder y sumisión en esta práctica?

¿Cómo afecta a la vida, al día a día de las personas que engordan a demanda de la pareja?

¿Qué espacio ocupa este “modelo de sexualidad” en la vida de quienes lo practican? ¿Qué costes sociales y personales conlleva?

¿Dónde está el límite en aquellos casos en los que la salud no se tiene en cuenta?

 

Muchos casos de Cebismo empiezan en Internet. Existen webs especializadas, canales de YouTube que refuerzan y premian situaciones límite, consejos para engordar de forma rápida, comida recomendada. Un sinfín de posibilidades.

 

Respetar la intimidad y libertad sexual de las personas forma parte de los Derechos Sexuales, imponer criterios de normalidad en el placer carece de sentido, pero en algunos casos, como en el descrito, cuando se convierte en un estilo de vida, la situación no puede describirse simplemente como un juego.

 

Eva Juni. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.