Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

La autoestima

 

La grandeza del ser humano se valora y se percibe en cuanto a nivel de autoconocimiento disfruta la persona de sí misma. Por eso la autoestima es la base de nuestro bienestar y nuestro crecimiento emocional. Es casi como un vestido que nos facilitará el poder movernos con mayor o menor comodidad, el que mediará en casi cualquier actividad y proceso que desarrollemos en nuestro día a día.

Se constituye por las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos y se convierte así en la valoración que realizas de ti mismo sobre las sensaciones y experiencias que has ido viviendo. Esta autovaloración que nos realizamos cada día de nuestra vida de forma inconsciente es necesaria e importante, ya que ahí reside el origen de potenciar más o no nuestros talentos personales y logros, porque de todos los juicios a los que nos sometemos en nuestra vida no hay ninguno tan importante como el nuestro propio. La autoestima positiva es el sentimiento, la experiencia y la convicción de somos aptos para la vida.

Siempre es buen momento para aumentar la autoestima.

Estos son algunos consejos para hacerlo:

– Encuentra la raíz de tu falta de autoestima. El proceso de mejora de la autoestima requiere que indaguemos cuál es nuestra zona de autoderrota y por qué estamos atrapados en ella. 

– A veces el foco del problema lo encontramos en el pasado, no utilices el pasado para hacerte daño, mejor trata de analizar de qué manera esos pensamientos se relacionan con cómo te sientes ahora. Mira al pasado para acordarte de todas las cosas que te hicieron sentir bien,  analizar esos pensamientos en su justa medida te ayudará a aumentar la autoestima.

– Valórate y acéptate. Solo tú tienes el poder de hacer todo lo que sueñas, con tus imperfecciones y virtudes.

– No te compares. Créete que cada persona tiene sus propias cualidades y, por supuesto, tú no eres la excepción.

– Vive activamente. La independencia y la productividad es una virtud básica de la autoestima.

– Mantén la coherencia en tu interior y en relación con el mundo. La autoconfianza y el autorrespeto solo pueden obtenerse a través de la autenticidad del ser.

– Tratar bien a los demás es importante para tener una buena autoestima porque cuidando de los demás también cuidamos de nosotros mismos.

– Aceptar que el autosacrificio no contribuye a una buena autoestima.

Mejorar nuestra autoestima implica una batalla interna que puede resultar incómoda pero que es totalmente indispensable para mantener un cambio duradero.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Elena Corbalán. Coordinadora y community manager.