La búsqueda del embarazo puede ser un momento mágico, aunque a veces puede suponer un momento complicado para ciertas parejas. 

A veces el embarazo no llega en el primer mes. Realmente las estadísticas nos demuestran que la media en España para quedarse embarazada está entre 6 meses y 1 año. Cuando el embarazo no llega de forma rápida y sencilla, la pareja empieza a recurrir a la sexualidad con el único objetivo de reproducirse, dejando de lado toda la parte de placer.

Es aquí dónde la sexualidad pasa a ser algo planificado por los días fértiles, dónde la penetración pasa a ser lo único que importa o incluso cuando se ve la sexualidad como una tarea en lugar de un momento de conexión y erotismo con la pareja.

Todo esto puede conllevar problemas sexuales dentro de la pareja, que pueden desaparecer cuando se logra el embarazo o bien dejar secuelas a largo plazo. Los efectos pueden ser varios, aunque los principales son las disfunciones sexuales tales como la disfunción eréctil, la anorgasmia, la falta de deseo sexual, etc. 

Algunas pautas para intentar evitar que esto ocurra son las siguientes:

  • Desvincular la sexualidad de la reproducción

Aunque la reproducción va ligada únicamente a la sexualidad, ya que es el único modo de concebir. La sexualidad no está únicamente relacionada a la reproducción, sino que también puede conllevar placer y conexión. 

Por lo tanto, en algunas ocasiones durante la búsqueda del embarazo, deberíamos tener relaciones sexuales que no implicasen la penetración con el fin de centrarnos en otro objetivo que no sea la reproducción. 

  • Potenciar el juego erótico

Muchas veces cuando buscamos el embarazo, vamos directamente a la penetración, dejando de lado todo ese juego erótico que nos excita y nos da placer. Pero una cosa no debería quitar la otra. Es decir, aunque busquemos el embarazo, podemos disfrutar de un juego erótico largo e intenso, que favorezca posteriormente la lubricación y ayude a los espermatozoides a llegar a los óvulos. 

Esto suele ocurrir mucho en hombres con disfunción eréctil, ya que cuando perciben una erección fuerte van directamente a la penetración para así poder cumplir con el objetivo. 

  • Llevar una programación, pero no demasiado estricta

Puede resultar útil saber cuando se está ovulando para potenciar las posibilidades de un embarazo. Sin embargo, hay que ser flexibles. Es decir, podemos tener relaciones, aunque no estemos ovulando, y de la misma forma podemos decir no si el día que “toca” no nos apetece. 

Si no nos permitimos eso, pasará a ser una obligación con connotación negativa. 

Puede ser una buena estrategia empezar a potenciar el erotismo por la mañana, aquellos días que son más fértiles, para generar deseo y que se de una relación des de la pasión y no la obligación. Esto lo podemos hacer con mensajes, fotos, caricias, besos, etc.  

  • Trabajar en la sexualidad si vemos un problema

Es recomendable que, si vemos un problema en la sexualidad de la pareja, analicemos que podemos modificar para que el problema no cristalice. 

Si vemos que nosotros mismos no tenemos las herramientas para solventar el problema, sería aconsejable ir a un especialista. 

La esfera sexual de las parejas es una parte dinámica que se va transformando en función de las etapas que vamos viviendo. En la búsqueda del embarazo puede sufrir un desajuste y debemos ser conscientes para poder trabajar en ello y evitar posibles problemas futuros. 

 

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web