Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

La separación en pareja

 

Hay ocasiones en las que los conflictos, las discusiones, las dificultades y el desgaste emocional hacen casi imposible e insoportable la convivencia en pareja. En algunas situaciones, entre dejar la relación con la sensación de no haber luchado o seguir con la relación a pesar de la insatisfacción que nos produce, existe una opción intermedia: La separación temporal.

Una ruptura definitiva, un divorcio, es una decisión compleja, con altos costes emocionales, familiares, sociales y posiblemente también económicos. Estar convencidos, si es el caso, de los motivos que nos mantienen juntos o bien los que nos empujan a poner fin a una relación de pareja, en ocasiones, necesita de un espacio individual de reflexión.

La separación temporal va más allá de decirnos “lo vamos a dejar un tiempo y a ver qué tal”. El tiempo, por sí solo, no suele ser suficiente para resolver conflictos, aunque nos ayuda a disminuir la intensidad emocional.

 

¿En qué casos se recomienda?

  • Cuando la tensión y los sentimientos negativos son tan intensos que nos impiden gestionarlos y vamos acumulando discusiones. Previene decisiones viscerales.
  • Cuando necesitamos tomar perspectiva para analizar la relación y nuestros sentimientos. Cuando nos sentimos dentro del caos en el que no tenemos nada claro. Aporta un período de cierta calma.
  • Cuando sabemos que la ruptura definitiva no es nuestra primera opción.

Un tiempo de separación temporal debe cumplir una serie de requisitos si queremos que tenga utilidad.

 

¿Cómo debe plantearse este tiempo?

  • Con el objetivo de “aclarar ideas” en cuanto a los problemas de la pareja. Dejar un tiempo para reflexionar sobre la otra persona como compañero/a, el tipo de relación de pareja y los problemas de la relación y los sentimientos que nos genera.
  • Con sinceridad. No plantearla desde el engaño o en el caso que hayan  terceras personas o la decisión de ruptura esté tomada por algún miembro de la pareja.
  • Acordando el tiempo de separación y las normas durante este tiempo en cuanto a gastos, relaciones, familia si la hay, etc.
  • Determinar el contacto que vamos a tener durante este tiempo y qué es lo que explicamos a familiares y amigos.

 

Para que este período sea útil y positivo, ya sea en el sentido de reafirmar la ruptura desde la calma o bien retomar la relación trabajando en los problemas, es importante el trabajo y la supervisión terapéutica durante este tiempo.

 

Eva Juni. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.