Contacto y blog
Especialidades y el centro

Terapia de pareja

Los besos

 

¿Sabías que cuando das un beso de los intensos y auténticos empleas hasta 30 músculos faciales? ¡Cuánto movimiento!

Con los besos podemos expresar muchos sentimientos como por ejemplo amor y deseo (pareja, ligue, amigo/a con derechos) un saludo (amigos o familiares) o incluso una reverencia (besar en la mano). Cada beso tiene sus particularidades y es que hay mucha diferencia entre los besos erótico festivos y los besos amistosos.

En este artículo nos vamos a centrar en esos besos tiernos, pasionales y fogosos. Sí, aquellos que tanto te gusta dar y recibir, claro.

Cuando besamos con intensidad, ganas y fuerza lo hacemos por instinto. Necesitamos liberar tensiones, necesitamos desahogarnos y sentir la energía y la conexión del otro. Queremos sentir la atracción de esa persona, queremos devorar al fin y al cabo. Los besos son grandes manifestaciones de amor, es el cariño más feroz. Muchas veces he dicho que nuestro lenguaje es limitado y es que ¿quién no ha pensado más de una vez que el lenguaje no acaba de aclarar lo que uno siente realmente? Podemos estar pensando mucho y dando muchas vueltas a un tema en particular que cuando llegue el momento de decirle a esa persona lo que has estado pensando, no te saldrá de la misma manera que habías estado meditando. Pues es que con los besos pasa exactamente lo mismo. Queremos manifestar realmente lo que sentimos, queremos sacar a la luz ese sentimiento tan fuerte que tenemos dentro, queremos despegar e inundarnos de amor y el beso es la manifestación que tenemos para hacerlo.

Hay quienes prefieren tener sexo sin besos o besos sin sexo. Hay personas que no lo relacionan, lo ven como algo distinto, pero añadir besos al sexo es querer conectar en el nivel más alto. Es conexión mutua, es deseo, es experiencia e infinidad de sentimientos. Entiendo que haya quienes no quieran mezclar cariño con sexo pero para los que el sexo sea más bien carnal les diré que los besos lo son también porque dentro del mundo del beso existen los mordiscos, introducir o no la lengua, humedecerse el contorno de los labios y toda una serie de juegos que hacen que se potencie más el erotismo si los besos son más bien los protagonistas. Parece que estamos hablando de besos en la boca y es así pero en el sexo esos besos pueden subir y bajar y podemos sentir la misma conexión.

Los besos unen dos cuerpos igual que el sexo. Se trata de dos personas que quieren convertirse en una. Que quieren sentir placer por igual. Es como un juego en que los protagonistas sois vosotros y en este mundo, todo vale.

 

Carla Colell. Coordinadora y community manager.