Las rupturas de pareja son complejas, y a veces puede ser un camino muy doloroso. El duelo puede generar muchas emociones como la tristeza, la rabia, la frustración, la nostalgia, etc. A veces puede parecer difícil pasar página y abrir nuevos proyectos.

Por ese motivo, muchas personas deciden detener ese momento doloroso y retomar la relación, siendo esto a veces una mala decisión. 

A veces las segundas oportunidades pueden ser buenas, siempre que haya habido cambios en las dos personas y se hayan planteado cambios en la relación. Sin embargo, la mayoría de veces, el volver con la anterior pareja se hace desde la dependencia emocional, el miedo a estar solos, la pena u otros motivos. 

Una investigación de la agencia Parship concluyó que el 71% de los hombres y el 52% de las mujeres, habían retomado alguna vez una relación, no por amor, sino por el hecho de no sentirse solos. 

Otras investigación expuso que el 44% de parejas jóvenes de entre 17 y 24 años vuelven con sus exparejas. Entre los adultos es menos habitual pero también existe, volviendo el 37% de las parejas que han vivido juntas, y el 23% de los matrimonios. 

Las rupturas y reconciliaciones continuas están relacionadas con el aumento de trastornos psicológico como la ansiedad y la depresión. Además, estás dinámicas alteran el sueño, el apetito y el ritmo cardíaco. 

Por todo esto anteriormente expuesto, creo que es necesario reflexionar y pensar antes de volver con tu anterior pareja, sobre si hay algo que ha cambiado y que te haga pensar que esta vez será distinto, o bien si es por alguno de los siguientes motivos por lo que vuelves a la relación. 

  • SENTIRSE SOL@

Es uno de los sentimientos más habituales tras romper con una relación larga y echar de menos la compañía de la otra persona. Sin embargo, es importante aprender a estar con uno mism@, cuestionarse que es lo que realmente se extraña o si podemos hacer algo para no sentirnos solos sin tener que volver con la pareja. 

  • MIEDO A PROBAR ALGO NUEVO

Sobretodo en las relaciones largas, puede dar mucho miedo el hecho de pensar en otros caminos y otras personas nuevas. Tendemos a querer quedarnos con alguien que no nos termina de gusta pero que ya conocemos a probar con otras personas que quizás puedan encajar más con nosotr@s, pero que por miedo quizás no descubriremos. 

  • NO SUPERAR EL DUELO

A veces, cuando el duelo se alarga más de la cuenta y estamos cansados de estar tristes, podemos pensar que la mejor solución es volver con la relación. Cuando quizás deberíamos trabajar con un profesional porque nos está costando tanto, que tipo de relación teníamos para que exista este duelo. Siempre recomiendo hacer un buen duelo para poder luego construir relaciones saludables. 

  • SENTIMIENTOS DE PENA/CULPA O CHANTAJE EMOCINAL

Uno de los motivos también puede ser el hecho de sentir pena o sentirse culpable por el otro. Sobretodo sucede en los casos dónde hemos sido nosotr@s quién hemos tomado la decisión de dejar la relación. Y aunque es bueno empatizar con el otro, se debe separar muy bien cuál es nuestra responsabilidad y preguntarse si dentro de un tiempo no vamos a tomar la misma decisión. 

También puede sentirse pena si el otro utiliza un chantaje emocional.

  • ACONTECIMIENTOS RELEVANTES

A veces, por acontecimientos inusuales como la muerte de un familiar, una enfermedad u otros, también podemos compadecer al otro pensando que volver con la relación será la mejor cura. 

  • DEPENDENCIA EMOCIONAL

La dependencia emocional, que a veces nos cuesta tanto identificar, es uno de los principales motivos por los cuales retomamos una relación. Por esa sensación de no poder vivir sin el otro, por haber abandonado muchos círculos, por no valorarse a uno mism@ como ser individual. En este caso también recomendaría trabajar con un profesional para poder mejorar la independencia emocional y construir relaciones más saludables en el futuro.

Expuestos todos los motivos por los cuáles no deberíamos volver con una anterior pareja, ahora toca plantearnos las siguientes preguntas para averiguar que es lo más adecuado y que nos puede conducir a la felicidad y relaciones saludables.

¿Qué es lo que generó la ruptura? ¿Ha cambiado algo desde entonces? ¿Ha habido un trabajo o reflexión por parte de algún miembro o de ambos? ¿Quieres volver a una relación dónde no se respeten o cumplan tus necesidades? ¿Quieres volver por costumbre o porque en realidad quieres esa relación?

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web