Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

Puntos clave de la Inteligencia Emocional

 

La inteligencia emocional nos acompaña toda la vida, la vamos cultivando poco a poco igual que la vamos modificando a medida que pasan los años. Cuando éramos pequeñas/os pensábamos en divertirnos jugando, cuando éramos adolescentes pensábamos en hacer lo que quisiéramos porque creíamos ser adultos y al llegar a adultos, en base a nuestra experiencia del pasado, vamos madurando y está claro que nuestro punto de vista ha ido cambiando y lo seguirá haciendo con los años. Nuestra inteligencia emocional se ha ido moldeando y adaptando a las circunstancias vitales. Muchas veces, parte de esas emociones son fruto del pasado, de la educación que recibimos y las ideas que nos inculcaron. El concepto que tenemos sobre “la verdad” ha ido cambiando al igual que nuestro criterio sobre las cosas y sobretodo, sobre la vida.

Lo primero que trabajamos y que forma parte de la inteligencia emocional es el autocontrol. A temprana edad cuesta mucho tener control porque los niños/as aún no lo han aprendido o lo están haciendo. El desarrollo de esta habilidad viene un poco después. Cuando nos damos cuenta de que hay que compartir las cosas y aprender a no ser egoístas en la medida de lo posible. Podemos aprender a compartir si tenemos hermanos/as por ejemplo y si no los tenemos podemos adquirir esta habilidad en el jardín de infancia junto con otros niños/as. También forma parte del autocontrol el hecho de pensar antes de actuar y reflexionar antes de que ser impulsivos. Hay que detenerse a veces antes de lanzarse al vacío.

El segundo aspecto a destacar es el auto conocimiento. ¿Te conoces a ti mismo/a? Desde luego que tenemos toda la vida para descubrirlo porque creo que no solo existe una persona en ti sino que existen varias porque hay muchas etapas en la vida y está claro que no somos iguales en todas. Es muy complicado tener las cosas claras en todo momento. Hay muchas personas que divagan y no tienen claros sus objetivos porque estos van cambiando a lo largo de la vida y, no pasa nada. Si no lo sabemos ahora ya lo sabremos más adelante.

La personalidad es lo más bonito que tenemos, es nuestra verdadera esencia y tenemos que dotarla de pensamientos que nos hagan estar tranquilos y en paz. Si hay emociones que nos atormentan y que están condicionando nuestra conducta tenemos que ponernos manos a la obra. ¡No olvides pedir ayuda cuando la necesites! Está bien pensar que solos/as podemos arreglarnos pero a veces no está en nuestras manos, está en las de un/una profesional así que déjate ayudar que nunca está de más.

El tercer aspecto es la motivación. Es lo que te moverá a hacer lo que quieras. La motivación es ese estado insaciable de querer ir a más. Se trata de la superación personal hacia donde tú quieras. Son esas ganas innatas que nos hacen movernos y es que cultivar la motivación es muy interesante. Puedes empezar delante del espejo “yo puedo”, “hoy lo conseguiré” para creer más en ti y en tu potencial.

El cuarto aspecto es la empatía. Una de las cualidades más importantes y de las más difíciles de conseguir quizás. La empatía es el don de ponerse en los zapatos del otro/a, es ponerse en su piel y sin dejar de ser tú mismo/a, experimentar realmente lo que siente y en base a esto, ayudarlo/a lo mejor que puedas o por lo menos aconsejarle, darle tu punto de vista y sobretodo escucharle para que se sienta cómodo/a y apoyado/a.

Para terminar no hay que olvidar que lo que nos mantiene despiertos/as, motivados/as y de buen humor es contar con el apoyo de nuestros seres queridos. Por lo tanto debemos cuidar y cultivar nuestras habilidades sociales. El ser humano es social por naturaleza y está comprobado que la felicidad si es compartida ¡mucho mejor! Saber comunicarnos y expresarnos es vital para adquirir buenos hábitos y mantener relaciones sanas ya sean profesionales con los compañeros/as de trabajo, afines con nuestros amigos y nuestra pareja, sinceras y estables con nuestra familia, etc,.

 

En la vida el único objetivo es encontrar la felicidad y la tranquilidad. Debemos encontrar el equilibrio entre las cosas porque así nos sentiremos estables y podremos avanzar con seguridad y sin temor.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Carla Colell. Coordinadora y community manager.