Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

Qué esperar al llamar al psicólogo

 

Cuando llamamos a un centro de psicología lo hacemos para informarnos sobre los tratamientos que ofrecen y sobretodo nos interesa saber si las terapias pueden encajar con lo que queremos tratar. Muchas veces también llamamos para pedir cita directamente porque ya nos hemos estado informando a priori a través de internet, a través de un amigo o familiar o incluso a través de un profesional del sector el cual nos ha recomendado el centro en cuestión.

Sea cual sea la vía que hayas escogido, el primer paso es esa llamada, esa primera toma de contacto determinante que hará que cojas cita o no.

Entonces, ¿qué es lo que debemos esperar cuando llamamos a un centro de psicología?

En primer lugar, debemos ser bien atendidos. Nos tienen que formular una serie de preguntas básicas para que la persona que está al otro lado del teléfono pueda derivarnos con el profesional adecuado. La persona debe escucharte y tratarte con profesionalidad, manteniendo un tono educado y cordial. A medida que se te va explicando en qué consiste la terapia, tienes que ir valorando si te puede encajar o no, tienes que sentir una conexión que te invite a acudir al centro, te tiene que atrapar un poquito, un poco de curiosidad te tiene que despertar. Si a primera instancia no has sentido nada y de repente no te apetece pedir cita, con total libertad puedes recular y no tomar una decisión inmediata, te lo puedes pensar, sin prisa, y más adelante pedir cita.

Recomiendo que, las/los que estáis valorando la posibilidad de acudir a un centro de psicología, llaméis por teléfono. Si preferís hacerlo por email, estáis en vuestro derecho pero considero que hacerlo por teléfono te acerca más al centro y a las personas que lo componen. Cuando recibes un email seguro que por muy completo que sea, te surgen dudas. Si llamas por teléfono puedes ir añadiendo dudas a medida que vas hablando pero es totalmente respetable la vía que escojáis.

La disponibilidad del profesional que escojas tiene que encajar con la tuya porque si no tendrás que escoger a otro profesional que te pueda atender en el horario que solicitas. Normalmente los centros suelen abrir de lunes a viernes en horario de mañana y tarde así que no creo que tengas problema en encontrar un hueco.

Y por último creo que es importante que hagas un esquema mental de todo lo que quieres comentarle al terapeuta. Puedes incluso hacer pequeñas anotaciones en una hoja de papel sobre aquello que consideres relevante a comentar, así te aseguras de no dejarte nada. De todas maneras, no te fuerces, la terapia es un proceso y piensa que a medida que vayas acudiendo al centro se te pasaran muchas cosas por la cabeza que querrás tratar. Suele pasar que muchas veces vamos al psicólogo para tratar un tema concreto pero acabamos hablando de toda nuestra vida y es que de eso se trata, de que puedas hablar de todo porque si lo haces significa que te sientes cómodo y muy a gusto.

Cuando salgas de la visita, haz una valoración personal. Seguro que sales pensando “me he dejado de decirle esto”, “me he dejado de comentar aquello” pero tranquilo/a, sin prisas. No queramos correr antes de andar. En la terapia irán surgiendo muchos temas que podrás ir tratando con calma y es que lo mejor de todo serán tus reacciones y tu cambio progresivo. ¡Ánimo!

 

Carla Colell. Coordinadora y community manager.