Contacto y blog
Especialidades y el centro

Psicología emocional

¿Cómo expresas tus emociones?

 

La expresión emocional  es uno de los pilares básicos que nos permite vincularnos con los demás. A través de una comunicación emocional transmitimos afecto, empatizamos, nos abrimos, nos reforzamos positivamente, nutrimos la relación, conectamos… es la llama de nuestras relaciones. Pero, algunas personas tienen dificultad o incapacidad para expresar emociones.

Esta incapacidad emocional es una de las razones que trae a las parejas a terapia. Es habitual que cuando uno de los integrantes de la pareja no se expresa emocionalmente, la otra persona exprese no sentirse valorado, reconocido o amado; y que exista una clara diferencia entre lo que ofrece y lo que recibe. Todo esto viene unido a tener la sensación de distanciamiento, de frialdad o incluso de hostilidad, de que la otra persona no se abre lo suficiente o de falta de comprensión hacia las necesidades ajenas. Esta incapacidad emocional al relacionarse genera consecuencias como mucha ansiedad y frustración a las personas que intentan vincularse afectivamente.

Existe el diagnóstico de Alexitimia, muy vinculado a los trastornos del espectro autista, donde no solo hay una incapacidad de expresar emociones, sino también dificultades de empatía, introspección y un estilo de procesamiento racional y concreto. Aunque hay que tener en cuenta este trastorno, es cierto que no es lo más habitual. No todas las personas con dificultades emocionales tienen un trastorno subyacente, sino que esta dificultad suele originarse por grandes barreras por experiencias pasadas, miedos para vincularse y confiar  (para leer más sobre el tema, no te pierdas este artículo), y gran necesidad de control.

 

En realidad, nuestra forma de relacionarnos emocionalmente con los demás viene dada por muchos factores. Estos condicionarán y darán lugar a una forma muy concreta de expresar el amor. Algunos importantes son:

 

El estilo de crianza. Dependiendo del estilo de apego que hubo en la familia de origen, esto condicionará el estilo de apego en pareja. Un entorno donde se priva de afecto o se construye uno inseguro o ansioso, hará que algunas personas no sepan construir un apego seguro. Al desconocerlo en su infancia no sabrán reproducirlo en su vida adulta, ya que su referente es otro. Es importante hacer una toma de consciencia de cómo nos han querido en la infancia, para decidir qué tipo de patrones nos gustaría modificar y qué tipo de relaciones queremos construir.

Experiencias previas. Después de la relación con nuestra familia, las relaciones de parejas anteriores son las que más influyen. Si los vínculos anteriores fueron positivos, basados en el respeto, la comunicación y el afecto, es muy probable que sigamos en la misma línea. Por lo contrario, relaciones tóxicas o de dependencia emocional, así como rupturas traumáticas condicionaran nuestra expresión emocional con futuras parejas; especialmente si no tenemos disposición para trabajarlo.

Nuestra autoestima. En realidad las dos anteriores condicionarán nuestra seguridad personal. Una falta de seguridad nos posiciona por debajo en nuestras relaciones, lo que hará que no pongamos límites y no hablemos de cómo nos sentimos por el miedo a la pérdida o el rechazo. Algunas personas buscar evitar mostrar vulnerabilidad, ya que si me muestro afectuoso con los demás puede verse mi baja autoestima y mi necesidad de afecto. Por lo tanto, es mejor mantener la distancia emocional y no abrirme a la otra persona; salvaguardando la apariencia de fortaleza.

 

Ante diferentes lenguajes en el amor, ocurren situaciones complejas para poder entender la manera cómo nos quiere nuestra pareja y expresar cómo queremos que nos quieran. Esto genera un vacío emocional que conlleva a que tarde o temprano uno empiece a plantearse la relación y dudar del amor. Desde la terapia buscamos construir puentes dentro de la pareja para acercar los lenguajes emocionales, aprender a comunicarnos y así tener una relación más satisfactoria. Hemos de entender que no se puede forzar a alguien a expresar su afecto, esta estrategia no funciona. Debe ser la propia persona que lo identifique para poder trabajar y tener disponibilidad para hacerlo desde su realidad psicológica y afectiva.

 

Si quieres saber más y conocernos sigue navegando por nuestra web

Arantxa Moliner. Psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas.